49°F
weather icon Mostly Clear

Los defensores ucranianos se atrincheran mientras Rusia aumenta su potencia de fuego

KYIV, Ucrania.- Mientras las fuerzas ucranianas se atrincheraban el domingo, Rusia alineaba más potencia de fuego y designaba a un general condecorado para que asumiera el control centralizado de la guerra antes de un enfrentamiento potencialmente decisivo en el este de Ucrania que podría comenzar en unos días.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, advirtió el domingo en su discurso nocturno a la nación que la próxima semana sería tan crucial como cualquier otra en la guerra, diciendo que “las tropas rusas pasarán a operar aún más en el este de nuestro estado”.

También acusó a Rusia de intentar eludir su responsabilidad por los crímenes de guerra en Ucrania.

“Cuando la gente no tiene el valor de admitir sus errores, pedir disculpas, adaptarse a la realidad y aprender, se convierte en monstruos. Y cuando el mundo lo ignora, los monstruos deciden que es el mundo el que tiene que adaptarse a ellos”, dijo Zelenskyy.

“Llegará el día en que tendrán que admitirlo todo. Aceptar la verdad”, añadió.

Los expertos han dicho que la siguiente fase de la batalla puede comenzar con una ofensiva a gran escala. El resultado podría determinar el curso del conflicto que ha arrasado ciudades matado a miles de personas y aislado a Moscú económica y políticamente.

En una entrevista que apareció en el programa “60 Minutes” el domingo por la noche, Zelenskyy dijo que el destino de Ucrania a medida que la guerra se desplaza hacia el sur y el este depende de si Estados Unidos ayudará a contrarrestar un esperado aumento del armamento ruso en esas regiones.

“Para ser sincero, que podamos (sobrevivir) depende de esto”, dijo Zelenskyy, hablando a través de un traductor. “Confío al 100 por ciento en nuestro pueblo y en nuestras fuerzas armadas. Pero, por desgracia, no tengo la confianza de que vayamos a recibir todo lo que necesitamos”.

Zelenskyy agradeció al presidente Joe Biden la ayuda militar de Estados Unidos hasta la fecha, pero añadió que “hace tiempo” le remitió una lista de artículos específicos que Ucrania necesitaba desesperadamente y que la historia juzgará la respuesta de Biden.

“Tiene la lista”, dijo Zelenskyy. “El presidente Biden puede entrar en la historia como la persona que estuvo al lado del pueblo ucraniano que ganó y eligió el derecho a tener su propio país. Esto también depende de él”.

Siguen existiendo dudas sobre la capacidad de las agotadas y desmoralizadas fuerzas rusas para conquistar mucho terreno después de que su avance sobre la capital, Kiev, fuera interceptado por los decididos defensores ucranianos. El Ministerio de Defensa británico reportó el domingo que las fuerzas rusas estaban tratando de compensar las crecientes bajas llamando a los veteranos dados de baja en la última década.

En Washington, un alto funcionario de Estados Unidos dijo que Rusia nombró al general Alexander Dvornikov, uno de sus jefes militares más experimentados, para supervisar la invasión. El funcionario no estaba autorizado a ser identificado y habló bajo condición de anonimato.

Hasta ahora, Rusia no tenía un comandante de guerra central sobre el campo.

El nuevo liderazgo en el campo de batalla llega mientras el ejército ruso se prepara para lo que se espera que sea un gran impulso centrado en ampliar el control en el este de Ucrania. Los separatistas respaldados por Rusia han combatido a las fuerzas ucranianas en la región oriental de Donbás desde 2014 y han declarado parte del territorio como independiente.

Dvornikov, de 60 años, adquirió relevancia como jefe de las fuerzas rusas desplegadas en Siria en 2015 para apuntalar el gobierno del presidente Bashar Assad durante la devastadora guerra civil del país. Funcionarios estadounidenses afirman que tiene un historial de brutalidad contra civiles en Siria y otros escenarios de guerra.

Las autoridades rusas no suelen confirmar este tipo de nombramientos y no han dicho nada sobre un nuevo papel para Dvornikov, que recibió la medalla de Héroe de Rusia, una de las más altas distinciones del país, de manos del presidente Vladimir Putin en 2016.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, en su intervención del domingo en el programa “State of the Union” de CNN, restó importancia al nombramiento.

“Lo que hemos aprendido en las primeras semanas de esta guerra es que Ucrania nunca estará sometida a Rusia”, dijo Sullivan. “No importa qué general intente nombrar el presidente Putin”.

Los analistas militares occidentales dicen que el asalto de Rusia se ha centrado cada vez más en un arco en forma de hoz del este de Ucrania: desde Jarkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, en el norte, hasta Jerson en el sur.

Este esfuerzo más estrecho podría ayudar al problema que tuvo Rusia, al principio de la guerra, de extender su ofensiva por una zona geográfica demasiado grande.

“Solo observando el mapa, se puede ver que podrán ejercer mucho más poder de forma mucho más concentrada”, centrándose principalmente en el este de Ucrania, dijo el viernes el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Las imágenes por satélite de Maxar Technologies, recientemente publicadas, mostraban un convoy de ocho millas (13 kilómetros) de vehículos militares que se dirigía hacia el sur de Ucrania, hacia Donbás, recordando las imágenes de un convoy que se quedó estancado en las carreteras hacia Kiev durante semanas antes de que Rusia renunciara a intentar tomar la capital.

El domingo, las fuerzas rusas bombardearon Kharkiv, controlada por el gobierno, y enviaron refuerzos hacia Izyum, al sureste, en un intento de romper las defensas ucranianas, dijo el mando militar ucraniano. Los rusos también mantuvieron su asedio a Mariupol, un puerto clave del sur que ha sido atacado y rodeado durante casi 1 ½ meses.

Un portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general de división Igor Konashenkov, dijo que los militares rusos usaron misiles lanzados desde el aire para golpear los sistemas de misiles de defensa aérea S-300 de Ucrania en la región meridional de Mykolaiv y en una base aérea en Chuhuiv, una ciudad no lejos de Kharkiv.

Misiles de crucero rusos lanzados desde el mar destruyeron el cuartel general de una unidad militar ucraniana estacionada más al oeste, en la región de Dnipro, dijo Konashenkov. Ni las afirmaciones de los militares ucranianos ni las de los rusos han podido ser verificadas de forma independiente.

El aeropuerto de Dnipro, la cuarta ciudad más grande de Ucrania, también fue alcanzado por misiles en dos ocasiones el domingo, según el gobernador regional.

El domingo por la noche, Zelenskyy volvió a llamar a los países occidentales para que presten más ayuda a Ucrania. Durante las conversaciones con el canciller alemán Olaf Scholz, dijo Zelenskyy, discutió “cómo reforzar las sanciones contra Rusia y … obligar a Rusia a buscar la paz”.

“Me alegra comprobar que la posición alemana ha cambiado recientemente a favor de Ucrania. Lo considero absolutamente lógico”, dijo Zelenskyy.

La presidenta de la Comisión Europea dijo el domingo en el programa “State of the Union” de CNN que la respuesta de Ucrania a un cuestionario que entregó recientemente a Zelenskyy le permitirá decidir si recomienda a la nación como candidata a ingresar en la UE.

El proceso suele durar años, pero Ursula von der Leyen dijo que la solicitud de Ucrania podría tardar solo unas semanas en ser considerada.

“Ayer, alguien me dijo: ‘Cuando nuestros soldados estén muriendo, quiero que sepan que sus hijos serán libres y formarán parte de la Unión Europea’”, dijo von der Leyen.

Las autoridades ucranianas han acusado a las fuerzas rusas de cometer crímenes de guerra contra la población civil, incluidos los ataques aéreos contra hospitales, un ataque con misiles que mató al menos a 57 personas en una estación de tren y otros actos de violencia descubiertos cuando los soldados rusos se retiraron de las afueras de Kiev.

Un día después de reunirse con Zelenskyy en Kiev, el canciller austriaco Karl Nehammer anunció que se reunirá el lunes en Moscú con Putin. Austria, miembro de la Unión Europea, es militarmente neutral y no es miembro de la OTAN.

Ucrania ha culpado a Rusia de la matanza de civiles en Bucha y otras ciudades de las afueras de la capital, donde se encontraron cientos de cadáveres, muchos de ellos con las manos atadas y con signos de tortura, tras la retirada de las tropas rusas. Rusia ha negado las acusaciones y afirmó falsamente que las escenas de Bucha fueron montadas.

Maria Vaselenko, de 77 años, residente en Borodyanka, dijo que su hija y su yerno fueron asesinados, dejando huérfanos a sus nietos.

“Los rusos estaban disparando. Y algunas personas querían venir a ayudar, pero les dispararon. Ponían explosivos debajo de los muertos”, dijo Vaselenko. “Por eso mis hijos llevan 36 días bajo los escombros. No estaba permitido” sacar los cuerpos.

En Mariupol, Rusia estaba desplegando combatientes chechenos, con fama de ser especialmente feroces. La captura de la ciudad en el Mar de Azov daría a Rusia un puente terrestre hacia la península de Crimea, que Rusia arrebató a Ucrania hace ocho años.

Los residentes carecen de alimentos, agua y electricidad desde que las fuerzas rusas rodearon la ciudad y frustraron las misiones de evacuación. Las autoridades ucranianas creen que un ataque aéreo contra un teatro que se usaba como refugio antibombas mató a cientos de civiles, y Zelenskyy ha dicho que espera que se encuentren más pruebas de atrocidades una vez que Mariupol deje de estar bloqueada.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, un think tank estadounidense, predijo que las fuerzas rusas “renovarán las operaciones ofensivas en los próximos días” desde Izyum, una ciudad al sureste de Jarkiv, en la campaña para conquistar el Donbás, que comprende el corazón industrial de Ucrania.

Pero, en opinión de los analistas del think tank, “el resultado de las próximas operaciones rusas en el este de Ucrania sigue siendo muy dudoso”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Israel promete destruir a Hamás y rechaza llamados de la ONU

El ministro israelí de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, rechazó llamados a alto al fuego y a “proporcionalidad” en la respuesta del país a ataques sorpresa de Hamás.