81°F
weather icon Clear

Dos atentados suicidas frente al aeropuerto de Kabul dejan 13 muertos, según Rusia

KABUL, Afganistán — Dos terroristas suicidas y hombres armados atacaron el jueves a las multitudes que se concentraban cerca del aeropuerto de Kabul, en los últimos días de un masivo puente aéreo que ha atraído a miles de personas que intentan huir de la toma del poder Talibán en Afganistán. Al menos 13 personas murieron y 15 resultaron heridas, según autoridades rusas.

Un funcionario estadounidense dijo que “definitivamente se cree” que el complejo ataque fue llevado a cabo por el grupo Estado Islámico, cuya filial en Afganistán surgió de miembros talibanes descontentos que tienen una visión aún más extrema del Islam.

Al menos 13 personas murieron y 15 resultaron heridas, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, que dio el primer recuento oficial de víctimas. El portavoz del Pentágono, John Kirby, también confirmó las explosiones, diciendo que una de ellas se produjo cerca de la entrada del aeropuerto y otra a poca distancia junto a un hotel.

El funcionario estadounidense dijo que entre los heridos había miembros del ejército de Estados Unidos. El funcionario habló bajo condición de anonimato para discutir las operaciones en curso.

Incluso mientras la zona era golpeada, el funcionario dijo que los vuelos de evacuación seguían despegando del aeropuerto de Kabul, que los gobiernos occidentales advirtieron anteriormente que era un objetivo.

Una de las explosiones se produjo entre una multitud de personas que esperaban para entrar en el aeropuerto, según Adam Khan, un afgano que esperaba cerca. Dijo que al parecer varias personas murieron o resultaron heridas, incluidas algunas que perdieron partes del cuerpo.

Varios países pidieron a la gente a evitar el aeropuerto a primera hora del día, y uno de ellos dijo que había una amenaza de atentado suicida. Pero a pocos días (o incluso horas para algunos países) de que termine la evacuación, pocos parecieron hacer caso al llamado.

A lo largo de la última semana, el aeropuerto ha sido el escenario de algunas de las imágenes más intensas del caótico final de la guerra más larga de Estados Unidos y de la toma del poder Talibán, ya que un vuelo tras otro transportó a aquellos que temen el regreso del brutal régimen militante.

Algunos países ya pusieron fin a sus evacuaciones y han comenzado a retirar a sus soldados y diplomáticos, lo que indica el principio del fin de uno de los mayores transportes aéreos de la historia. Los talibanes se han comprometido a no atacar a las fuerzas occidentales durante la evacuación, pero insisten en que las tropas extranjeras deben estar fuera antes de la fecha límite autoimpuesta por Estados Unidos, el 31 de agosto.

Durante la noche, las capitales occidentales advirtieron de la amenaza que supone la filial afgana del grupo Estado Islámico, que probablemente ha visto sus filas reforzadas por la liberación de prisioneros por parte de los talibanes durante su bombardeo del país.

El ministro británico de las Fuerzas Armadas, James Heappey, dijo a la BBC a primera hora del jueves que había “informes muy, muy creíbles de un ataque inminente” en el aeropuerto, posiblemente en “horas”. El primer ministro belga, Alexander De Croo, dijo que su país había recibido información de Estados Unidos y otros países sobre la “amenaza de ataques suicidas contra la masa de gente”.

El embajador en funciones de Estados Unidos en Kabul, Ross Wilson, dijo que la amenaza de seguridad en el aeropuerto de Kabul durante la noche era “claramente considerada como creíble, como inminente, como convincente”. Pero en una entrevista con ABC News, no quiso dar detalles y no dijo si la amenaza persiste.

Un rato después, se reportó la explosión. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue notificado de la explosión, según la Casa Blanca.

A última hora del miércoles, la embajada de Estados Unidos advirtió a los ciudadanos en tres puertas del aeropuerto que salieran inmediatamente debido a una amenaza de seguridad no especificada. Australia, Gran Bretaña y Nueva Zelanda también aconsejaron a sus ciudadanos el jueves que no fueran al aeropuerto, y el ministro de Asuntos Exteriores de Australia dijo que había una “amenaza muy alta de un ataque terrorista”.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, negó que cualquier ataque fuera inminente a raíz de esas advertencias.

A primera hora del jueves, los talibanes rociaron con un cañón de agua a los congregados en una de las puertas del aeropuerto para intentar alejar a la multitud, mientras alguien lanzaba latas de gas lacrimógeno en otros lugares.

Nadia Sadat, una afgana de 27 años, llevaba a su hija de dos años con ella fuera del aeropuerto. Ella y su marido, que había trabajado con las fuerzas de la coalición, perdieron una llamada de un número que creían que era del Departamento de Estado e intentaron entrar en el aeropuerto sin suerte. Su marido se había adelantado entre la multitud para intentar que entraran.

“Tenemos que encontrar la manera de evacuar porque nuestras vidas están en peligro”, dijo Sadat. “Mi marido ha recibido varios mensajes amenazantes de fuentes desconocidas. No tenemos otra posibilidad que escapar”.

Los disparos resonaron después en la zona mientras Sadat esperaba. “Hay anarquía a causa de las inmensas multitudes”, dijo, culpando a Estados Unidos del caos.

Aman Karimi, de 50 años, acompañó a su hija y a su familia al aeropuerto, temiendo que los talibanes la tuvieran como objetivo por el trabajo de su marido con la OTAN.

“Los talibanes ya empezaron a buscar a los que han trabajado con la OTAN”, dijo. “Los están buscando casa por casa durante la noche”.

Muchos afganos comparten esos temores. El grupo islámico de línea dura recuperó el control del país casi 20 años después de haber sido derrocado en una invasión liderada por Estados Unidos tras los atentados del 11-S, que Al Qaeda orquestó mientras se refugiaba en el grupo.

Altos funcionarios estadounidenses dijeron que la advertencia del miércoles de la embajada estaba relacionada con amenazas específicas relacionadas con el grupo Estado Islámico y posibles vehículos bomba. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir las operaciones militares en curso.

Los extremistas suníes han llevado a cabo una serie de brutales atentados, dirigidos principalmente a la minoría musulmana chiíta de Afganistán, incluido un asalto en 2020 a un hospital de maternidad en Kabul en el que mataron a mujeres y bebés.

Los talibanes han luchado contra los militantes del Estado Islámico (EI) en Afganistán. Pero es probable que los combatientes del EI hayan sido liberados de las cárceles junto con otros reclusos durante el rápido avance Talibán. Los extremistas pueden haberse apoderado de armas pesadas y equipos abandonados por las tropas afganas.

En medio de las advertencias y de la retirada estadounidense pendiente, Canadá puso fin a sus evacuaciones, y las naciones europeas detuvieron o se prepararon para detener sus propias operaciones.

“La realidad sobre el terreno es que el perímetro del aeropuerto está cerrado. Los talibanes han apretado la soga. Es muy, muy difícil que alguien pueda pasar en este momento”, dijo el general canadiense Wayne Eyre, jefe interino del Estado Mayor de Defensa del país.

El teniente coronel Georges Eiden, representante del ejército luxemburgués en el vecino Pakistán, dijo que el viernes marcaría el final oficial para los aliados de Estados Unidos. Pero dos funcionarios de la administración Biden negaron que fuera así.

Un tercer funcionario dijo que Estados Unidos trabajó con sus aliados para coordinar la salida de cada país, y que algunas naciones pidieron más tiempo y se les concedió.

“La mayoría parten a finales de la semana”, dijo, al tiempo que añadió que algunos cesarían sus operaciones el jueves. Los tres funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir la información públicamente.

El primer ministro francés, Jean Castex, dijo en la radio RTL que los esfuerzos de su país se detendrían el viernes por la noche. La ministra de Defensa danesa, Trine Bramsen, advirtió sin rodeos: “Ya no es seguro volar dentro o fuera de Kabul”.

El último vuelo de Dinamarca ya partió, y Polonia y Bélgica también anunciaron el fin de sus evacuaciones. El gobierno holandés dijo que Estados Unidos le había pedido que se retirara el jueves.

Pero Kirby, el portavoz del Pentágono, dijo que algunos aviones seguirán volando.

“Las operaciones de evacuación en Kabul no terminarán en 36 horas. Seguiremos evacuando a tanta gente como podamos hasta el final de la misión”, escribió en un tuit.

Los talibanes han dicho que permitirán que los afganos salgan en vuelos comerciales después de la fecha límite de la próxima semana, pero no está claro qué aerolíneas volverían a un aeropuerto controlado por militantes. El portavoz de la presidencia turca, Ibrahim Kalin, dijo que se estaban manteniendo conversaciones entre su país y los talibanes para permitir que expertos civiles turcos ayuden a gestionar las instalaciones.

Los talibanes prometieron devolver la seguridad a Afganistán y prometieron que no buscarán venganza contra quienes se les opongan ni harán retroceder los avances en materia de derechos humanos. Pero muchos afganos son escépticos.

Ziar Yad, un periodista afgano de la emisora privada Tolo News, dijo que los combatientes talibanes les golpearon a él y a su colega y les confiscaron sus cámaras, equipo técnico y un teléfono móvil cuando intentaban informar sobre la pobreza en Kabul.

“El asunto ha sido compartido con los líderes talibanes; sin embargo, los autores aún no han sido detenidos, lo que supone una grave amenaza para la libertad de expresión”, escribió Yad en Twitter.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Ucrania trabaja para sacar a los últimos combatientes de Mariupol

Cientos de combatientes ucranianos que defendían el último reducto de Mariupol fueron evacuados a zonas controladas por los separatistas respaldados por Rusia y los funcionarios trabajaron el martes para sacar al resto.

En Ucrania y a nivel internacional, el escenario se oscurece para Rusia

Europa presionó el lunes para agudizar y ampliar su respuesta a la invasión rusa de Ucrania, con Suecia dispuesta a seguir a Finlandia en la búsqueda de la adhesión a la OTAN y los funcionarios de la Unión Europea trabajando para rescatar las sanciones propuestas que apuntarían a las exportaciones de petróleo ruso que ayudan al Kremlin a financiar su guerra.

Rusia asume pérdidas en fallido cruce de río, según autoridades

Rusia perdió un número significativo de tropas e importantes equipos cuando las fuerzas ucranianas frustraron su intento de cruzar un río en el este, dijeron el viernes funcionarios británicos, otra señal de la lucha de Moscú por conseguir victorias decisivas y salvar una guerra que se les ha desviado.

Socorristas preparan camillas y juguetes para los evacuados de Mariupol

Trabajadores humanitarios prepararon el martes comida caliente, sillas de ruedas y juguetes para los civiles que se dirigen lentamente hacia una relativa seguridad desde los restos pulverizados de una planta siderúrgica en la ciudad de Mariupol, asediada durante meses por las fuerzas rusas.

Ucrania denuncia el ataque a Kiev en medio de un nuevo esfuerzo de rescate de Mariupol

El líder ucraniano acusó a Rusia de intentar humillar a las Naciones Unidas haciendo llover misiles sobre Kiev durante una visita del secretario general António Guterres, un ataque que hizo añicos la tímida vuelta a la normalidad de la capital mientras el foco de la guerra se desplazaba hacia el este.

Ucrania dice que la ofensiva rusa en el este cobra fuerza

Ucrania dijo el jueves que la ofensiva rusa en el este del país cobró impulso, y que varias ciudades fueron objeto de intensos ataques mientras las fuerzas de Moscú intentaban rodear a las tropas ucranianas.

Rusia suspende el suministro de gas a dos países de la UE

Rusia abrió el miércoles un nuevo frente en su guerra en Ucrania, cortando a los miembros de la OTAN, Polonia y Bulgaria, de su gas, una dramática intensificación en el conflicto que se está convirtiendo cada vez más en una batalla más amplia con Occidente.