49°F
weather icon Overcast

Hospitales registraban una situación desesperada, datos de abril muestran que eso nunca ocurrió

Incluso en el punto álgido del nuevo brote de coronavirus de Nevada a principios de abril, la mayoría de los hospitales locales de cuidados intensivos nunca estuvieron cerca de ser abrumados.

Eso es según los datos recién publicados por la Asociación de Hospitales de Nevada (NHA), que por primera vez ofrece un desglose hospital por hospital del uso del equipo esencial, la ocupación de camas y los niveles de personal.

En los hospitales de cuidados intensivos del Condado Clark, el número de pacientes con COVID-19 confirmados y sospechosos que recibieron tratamiento alcanzó un máximo de 633 personas el 7 de abril, según los datos de la NHA. Ese día, más de 200 de esos pacientes estaban recibiendo cuidados intensivos, y 160 estaban usando ventiladores mecánicos para ayudarles a respirar.

“Vimos absolutamente una oleada de pacientes con coronavirus”, comentó el doctor Joe Corcoran, el director médico que supervisa el Hospital y Centro Médico Sunrise y otras instalaciones de HCA Healthcare en Nevada y California. “La buena noticia es que nunca sentimos el estrés que todos temíamos cuando estábamos planeando y haciendo estos preparativos para la posibilidad de una situación extrema”.

En total, más de mil 300 personas que han dado positivo en COVID-19 en el Condado Clark han recibido tratamiento hospitalario. De ellos, 244 habían muerto hasta el martes por la tarde.

A mediados de marzo, las autoridades sanitarias estatales temían que una oleada de pacientes con coronavirus inundara los hospitales de Nevada, rebasando su capacidad. El gobernador Steve Sisolak y los funcionarios de salud pública utilizaron los datos de la NHA, compilados por la organización sin fines de lucro en informes diarios, para ayudarles a tomar decisiones críticas durante el brote del estado.

Pero a pesar de los temores iniciales, el Jefe Médico de Nevada, el doctor Ihsan Azzam, le notificó al Review-Journal que las medidas de distanciamiento social frenaron la propagación del virus y por lo tanto disminuyeron su impacto en los hospitales locales.

“Inicialmente, el modelado inicial de los recuentos de casos, la gravedad y la necesidad de aumentar la capacidad era preocupante, pero gracias a la rápida respuesta y al trabajo de todos los habitantes de Nevada para ayudar a aplanar la curva, nuestros hospitales no se han visto abrumados por los pacientes”, escribió en una declaración.

La mayoría de los hospitales de cuidados intensivos nunca se acercaron a alcanzar su capacidad, ni tuvieron problemas graves para mantener sus instalaciones dotadas de personal. Y aunque había una demanda mundial abrumadora de cubrebocas y otros equipos de protección, sólo un gran hospital del Condado Clark informó de que había una grave escasez en todo su inventario.

El condado cuenta con alrededor de cuatro mil 500 camas de hospital repartidas en sus hospitales de cuidados agudos de corto plazo y de acceso crítico, según el informe de la NHA. Esas instalaciones tienen aproximadamente 600 habitaciones en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y unos 700 ventiladores.

El periódico obtuvo los informes a través de una solicitud de registros públicos. La NHA (que supuestamente trató de ocultar los informes del público) se negó a responder a las preguntas de un reportero del Review-Journal sobre los documentos en una entrevista o por correo electrónico.

“Nos complace que los datos proporcionados por la Asociación de Hospitales de Nevada en nombre de nuestros hospitales miembros hayan ayudado al Gobernador y a nuestros socios de atención médica del estado a orientar las decisiones en la lucha contra la pandemia COVID-19 y a ayudar a reabrir Nevada”, escribió la vocera de la NHA, Amy Shogren, en una declaración enviada por correo electrónico. “Esperamos seguir proporcionando esta valiosa información para ayudar en las decisiones clave”.

Pero aunque los informes contienen en su mayoría buenas noticias, también muestran que ciertos hospitales se enfrentaron a desafíos.

Algunos reportaron que sus salas de cuidados intensivos estuvieron casi llenas durante todo el mes. Otros informaron que el personal renunció o se dio de baja por temor a contraer coronavirus. Un pequeño número tuvo que convertir la anestesia o las máquinas de BiPAP en ventiladores, aunque no está claro si alguna vez se utilizaron.

Dos hospitales también le confirmaron al Review-Journal que informaron erróneamente sobre el número de médicos y enfermeras de la UCI que habían tenido enfermos, en un caso inflando el número más de diez veces durante casi todo el mes de abril.

Un hospital del suroeste del Valle de Las Vegas tuvo dificultades para mantener el equipo de protección, según los informes de la NHA.

Los informes clasifican los niveles de personal de los hospitales y los inventarios de equipo de protección en un sistema de “semáforo”: el verde representaba una cantidad apropiada, el amarillo indicaba el riesgo de escasez y el rojo señalaba niveles críticamente bajos.

El St. Rose Dominican Hospital de Dignity Health, campus San Martín, trabajó con niveles “rojos” de equipo de protección durante la primera quincena de abril, e informó que había una grave escasez de cubrebocas, batas, guantes y equipos de pruebas. Los suministros en la instalación alcanzaron niveles “casi críticos” después de que no se pudo asegurar suficiente equipo de protección de proveedores privados y gubernamentales, escribió en un correo electrónico el vocero de Dignity Health, Gordon Absher.

El campus Siena del sistema hospitalario, situado en Henderson, anunció que sus camas de la UCI estaban cerca de su cupo máximo y a pleno rendimiento durante casi todo el mes de abril. La instalación comenzó a contratar enfermeras para asignaciones de corto plazo en su UCI y en el departamento de emergencias a principios de abril, después de que los niveles de personal en esos departamentos alcanzaron niveles “rojos” por un solo día el 6 de abril.

El campus de Siena también reportó en exceso el número de doctores y enfermeras de la UCI que se enfermaron, escribió Absher en un correo electrónico.

A lo largo del mes reportó haber tenido 41 y 83 empleados enfermos. Sin embargo, el número real nunca superó los cuatro. Entre los enfermos había un doctor y una enfermera del hospital, que se enfermaron gravemente después de tratar a los pacientes infectados.

“Seguimos investigando las circunstancias, pero esto parece ser inicialmente una simple lectura errónea de la solicitud, que luego se repitió cada día siguiente”, escribió Absher.

Los funcionarios de Dignity Health se negaron a ser entrevistados sobre los reportes, pero el presidente del mercado de Nevada, Lawrence Barnard, escribió en una declaración que no había razón para alarmarse.

“Estos informes diarios pueden ser vistos por algunos como un reflejo de lo cerca que estuvimos del límite”, escribió Barnard. “Elegimos verlos, no como una causa de preocupación, sino como un testimonio de los esfuerzos e ingenio demostrado por la industria del cuidado de la salud y el extraordinario logro profesional de nuestra gente para servir a esta comunidad y mantener a nuestros vecinos seguros”.

Las directrices para la presentación de informes causaron confusión

Los funcionarios de otros hospitales dijeron que los datos de los informes pudieron haber sido mal interpretados.

El Hospital Henderson de Valley Health System informó que operó cerca y por encima de su capacidad durante gran parte de la segunda mitad de abril. El 19 de abril, el hospital informó que el número total de pacientes hospitalizados, incluidos los no infectados por el coronavirus, superó en 10 el número de camas de cuidados intensivos con personal.

El Hospital Henderson también informó que sus salas de UCI estaban llenas en un 90 por ciento o más durante casi todo el mes de abril, también el Hospital Spring Valley, otro centro del Sistema de Salud del Valle.

Sin embargo, los dos hospitales nunca estuvieron en riesgo de sobrepoblación, comentó la vicepresidenta regional de Valley Health System, Karla Pérez. Los hospitales tenían más camas, e incluso más capacidad de sobrecarga, pero su personal se basaba en el número actual de pacientes hospitalizados.

“La pregunta (del informe de la NHA) probablemente pudo haber sido redactada un poco mejor”, aclaró Perez. “En ningún momento alcanzaron el 100 por ciento (de capacidad) en el mes de abril. Creo que la más alta que alcanzaron fue del 85 por ciento”.

Empleados del hospital renunciaron

Algunos de los hospitales del condado informaron de la pérdida de personal debido a la pandemia.

El Hospital Spring Valley informó en varios días a mediados de abril que sus enfermeras de la UCI y otros miembros del personal estaban renunciando para aprovechar los “incentivos financieros” ofrecidos por los hospitales de Nueva York y California. Otros dejaban el hospital por “temores del COVID”, según el informe de la NHA del 15 de abril.

Pérez mencionó que menos de 10 miembros del personal optaron por tomar asignaciones temporales de alta remuneración en varias partes de Estados Unidos que estaban entre las más afectadas por el coronavirus, pero se esperaba que regresaran a Las Vegas cuando el Valley Health System se los pidiera. Otros optaron por ser dados de baja temporal voluntariamente porque ellos o sus familiares tenían un mayor riesgo de complicaciones graves por la infección.

“No hubo nada alarmante o preocupante acerca de la rotación”, señaló.

Un hospital de North Las Vegas se enfrentó a su propio episodio de renuncias de personal a principios de abril.

El Hospital North Vista declaró que las enfermeras, los asistentes de enfermería certificados y los técnicos dejaron de “preocuparse por la exposición a los COVID”, según los informes de la NHA. Otros miembros del personal presentaron solicitudes para tomar licencias no remuneradas por razones familiares y médicas.

Los funcionarios del hospital declinaron una entrevista pero proporcionaron una declaración escrita a través de la vocera Susan Olson.

“Estos son tiempos inciertos y estresantes para todos”, escribió Olson. “La gente debe tomar las decisiones que son mejores para ellos y sus familias, y debemos apoyar esas decisiones mientras que también aseguramos que nuestro hospital cuenta con el personal y los recursos para cuidar de esta comunidad, y los tenemos”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Empresa de Las Vegas condenada a pagar 3.6 mdd por prácticas salariales

Un tribunal federal ordenó el mes pasado a Unforgettable Coatings Inc. con sede en Las Vegas, una empresa de pintura entre cuyos trabajos se incluyen partes del Allegiant Stadium, pagar unos 3.69 millones de dólares en multas por sus prácticas salariales.

Gotas oftálmicas retiradas del mercado tras infecciones en Nevada y otros estados

Las autoridades de salud de Estados Unidos dijeron el jueves que una empresa está retirando del mercado sus gotas oftálmicas de venta libre que han sido vinculadas a un brote de infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos.

Nevada mantiene en secreto los recortes fiscales propuestos para Tesla, por ahora

Los detalles de las posibles exenciones fiscales que Tesla pueda recibir en relación con la ampliación de su fábrica de 3,600 millones de dólares en Tahoe-Reno Industrial Center permanecerán en secreto hasta finales de febrero, porque el estado firmó un acuerdo de confidencialidad con el fabricante de autos eléctricos.