97°F
weather icon Clear

Comienza debate del Congreso sobre el 5º proyecto de ley de alivio del coronavirus

WASHINGTON — Los legisladores están en vías de colisión para elaborar un quinto paquete de ayuda contra el coronavirus, ya que las muertes siguen aumentando y la economía sigue siendo afectada debido a los negocios paralizados y los cierres.

Los líderes congresistas republicanos y demócratas declararon que habrá otro proyecto de ley de ayuda, pero los líderes de la Cámara de Representantes y del Senado están en desacuerdo sobre qué poner en otro paquete para abordar el aumento de casos, las necesidades de atención médica, el desempleo y las crecientes pérdidas empresariales.

Los legisladores regresan esta semana al Capitolio para comenzar las negociaciones.

Los estados y las ciudades han intervenido, exigiendo al Congreso que aborde las deficiencias locales resultantes de la falta de una respuesta federal uniforme a la pandemia cuando ésta se desató.

“Debido al COVID-19, los gobiernos estatales y locales necesitan un financiamiento federal robusto y directo para ayudar a reconstruir la economía y mantener los servicios esenciales”, escribió el gobernador demócrata Steve Sisolak en una carta a la Legislatura esta semana.

El gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, escribió en un artículo de opinión en The Washington Post que los estados fueron abandonados a su suerte por el presidente Donald Trump, quien no ofreció ninguna respuesta federal para enfrentar la pandemia y proporcionar los suministros necesarios para las pruebas y el tratamiento.

“Un proyecto tan grande como el programa nacional de pruebas requería la ayuda de Washington”, aseveró Hogan. “Esperábamos algo más que constantes interrupciones del hombre que se suponía era nuestro líder”.

Pero el gobernador republicano de Arizona, Doug Ducey, elogió a Trump y al vicepresidente Mike Pence durante una conferencia de prensa en Phoenix este mes.

“Todo lo que hemos pedido y necesitado, ya fuera un aumento de las pruebas o un mayor apoyo en el rastreo de contactos, equipo de protección personal desde protectores faciales hasta batas, la respuesta ha sido afirmativa y con urgencia, además de ayudar a aclarar algunas directrices federales que ayudarán a nuestros hospitales aquí en el terreno con apoyo y recursos”, señaló Ducey.

Los estados que están sufriendo

Los Estados, que han cerrado empresas para frenar la propagación de la enfermedad, han tenido que hacer frente a una desaceleración económica como resultado, así como a los costos relacionados con la lucha contra el COVID-19.

Sólo Nevada se enfrentó a un déficit presupuestario de 1.2 mil millones de dólares, obligando a Sisolak a convocar una sesión especial de la Legislatura para sopesar los recortes de empleo y recortar los gastos del programa.

Una versión de la Cámara de Representantes Demócrata de un quinto proyecto de ley de ayuda incluía casi un billón de dólares para los estados y ciudades. Es parte de un paquete de tres billones de dólares que es probable que tenga poca influencia en el Senado liderado por los republicanos.

“Si no invertimos el dinero ahora, será mucho peor”, predijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, en una conferencia de prensa.

Indicó que la respuesta del Congreso “es sobre la supervivencia de nuestra economía”.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano, comentó que espera retirar la legislación esta semana que será el punto de partida de las negociaciones con los demócratas del Senado y la Cámara de Representantes.

El retraso en la acción del Senado ha enfurecido a los demócratas de ambas cámaras.

“La Cámara de Representantes aprobó la Ley HEROES en mayo y es vergonzoso que el Senado haya tardado tanto en empezar a negociar”, declaró la representante demócrata por Nevada, Dina Titus.

Titus agregó, “McConnell ha estado jugando con sus pulgares mientras que las familias en Las Vegas y en todo el país están batallando para poner comida en la mesa”.

Buscan protección de la responsabilidad

McConnell está considerando un paquete que totalizaría mucho menos que el plan de la Cámara de Representantes, con los republicanos del Senado fijando el costo en aproximadamente 1.2 billones de dólares.

Los republicanos quieren protecciones de responsabilidad en el paquete para proteger a las empresas, escuelas, universidades, hospitales y otras instituciones contra demandas.

“A menos que seas extremadamente negligente o estés intencionalmente involucrado en un comportamiento dañino, no deberías ser penalizado con una demanda por encima de todo lo demás, así que eso estará ahí, te lo garantizo”, señaló McConnell, según el Washington Post.

Mientras McConnell argumentó que quiere asegurarse de que los beneficios de desempleo sean abundantes, algunos republicanos quieren eliminar el beneficio extra de desempleo de 600 dólares por semana creado por el Congreso. Ese beneficio se vence el 31 de julio.

Es probable que el beneficio se convierta en un importante punto de fricción en las negociaciones. Los republicanos creen que la cantidad crea un desincentivo para que los empleados de bajos salarios vuelvan a trabajar. Los demócratas argumentan que es necesario para mantener a las familias solventes ya que el desempleo sigue siendo alto.

Tratando con el desempleo

El representante Steven Horsford, demócrata por Nevada, recalcó que la tasa de desempleo del estado después de que la pandemia cerrara los negocios alcanzó el 28 por ciento y que Nevada perdió 250 mil puestos de trabajo en tres meses.

Estadísticas recientes muestran que el desempleo de Nevada es de aproximadamente 15 por ciento, una cantidad aún asombrosa de trabajadores desempleados en un estado donde el turismo es la principal industria.

La pérdida de los impuestos al juego y los ingresos por el cierre de empresas en Nevada ha golpeado duramente no sólo al estado, sino también a las ciudades y condados que proporcionan a los residentes servicios esenciales como la atención médica de emergencia.

Los legisladores están tratando de encontrar ahorros ya que los déficits presupuestarios amenazan los servicios en todo el estado.

Los demócratas de Nevada en la Cámara de Representantes votaron para incluir fondos para ciudades con poblaciones de menos de 500 mil personas, que quedaron fuera de los primeros proyectos de ley de ayuda que enviaban dinero a los estados y a las grandes ciudades.

Henderson y Boulder City fueron dos de esas ciudades que se quedaron sin fondos de ayuda, indicó la representante Susie Lee, demócrata por Nevada, que junto con otros demócratas de la delegación quieren fondos para ayudar a las ciudades más pequeñas a pagar los costos incurridos en la lucha contra el coronavirus y prestar servicios esenciales.

McConnell, sin embargo, se ha burlado de la etiqueta de precio en el proyecto de ley de la Cámara de Representantes para rescatar a las ciudades y estados, de nuevo.

“No deberíamos añadir más a la deuda nacional a la ligera, pero predigo que tendremos un paquete de rescate más, que empezaremos a debatir y discutir la semana que viene”, reveló McConnell durante una conferencia de prensa en Kentucky, según Bloomberg News.

Otra fuente de contención son los pagos directos a las familias estadounidenses que luchan por satisfacer las necesidades diarias con ingresos reducidos. Los demócratas, como Horsford, han propuesto otra ronda de cheques de estímulo de mil 200 dólares.

Los republicanos no han descartado otra ronda de pagos directos, pero han promovido un umbral más bajo, bajando la cantidad individual de elegibilidad de 75 mil dólares al año a 40 mil dólares anuales.

Además, la ventana para solicitar préstamos del Payment Protection Program para pequeñas empresas termina en agosto. Los legisladores de ambos partidos favorecieron el programa administrado por la Administración de Pequeñas Empresas, que fue diseñado para mantener a los empleados en la nómina y las empresas abiertas.

Pese a las grandes diferencias políticas, McConnell indicó que estaba optimista de que el Congreso pudiera aprobar un quinto proyecto de ley de alivio y enviarlo a la Casa Blanca. Si los dos partidos pueden reconciliar sus diferencias y aprobar un proyecto de ley de consenso sigue siendo un gran obstáculo.

Los republicanos del Senado se verán obligados a negociar con los demócratas para conseguir los 60 votos necesarios para evitar un filibustero y trasladar la legislación al pleno para una votación final.

Y los legisladores estarán a tiempo, con sólo unas semanas antes de que se tomen un receso en agosto.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Nuevas amenidades en el este de Las Vegas

El Ayuntamiento de Las Vegas ha presentado nuevas amenidades en el parque Gary Reese Freedom, ubicado en una zona de alta población hispana. Estas consisten en cuatro nuevas canchas para la práctica del fútbol soccer en espacios reducidos, modalidad que también se conoce como fútbol rápido.

La polémica por el derecho al aborto en Nevada

La inédita filtración de un borrador de documento de la Corte Suprema de Justicia escrito por el juez Samuel Alito, que podría eliminar el derecho al aborto en Estados Unidos, continúa generando todo tipo de reacciones de protesta y de apoyo, y Nevada no es la excepción.

Ucrania trabaja para sacar a los últimos combatientes de Mariupol

Cientos de combatientes ucranianos que defendían el último reducto de Mariupol fueron evacuados a zonas controladas por los separatistas respaldados por Rusia y los funcionarios trabajaron el martes para sacar al resto.

Aprueba FDA la vacuna de refuerzo de COVID para niños sanos de cinco a 11 años

Los organismos reguladores de Estados Unidos autorizaron el martes una dosis de refuerzo contra COVID-19 para los niños sanos de cinco a 11 años, con la esperanza de que una dosis adicional de la vacuna mejore su protección a medida que las infecciones están volviendo a aumentar.

Titus lucha contra demócratas y republicanos tras redistribución del Distrito 1

Los demócratas de Nevada en el recién trazado Distrito 1 del Congreso podrán elegir entre dos candidatas progresistas en la papeleta, la representante Dina Titus, decana de la delegación federal del estado en Washington, y la activista liberal Amy Vilela.