89°F
weather icon Cloudy

Ausencias extra dificultan operaciones a escuelas reabiertas del Condado Clark

El Distrito Escolar del Condado Clark reportó de un número de ausencias de empleados y estudiantes superior al promedio el miércoles, el primer día de clases tras las vacaciones de invierno y la primera prueba de cómo se desenvolverán las escuelas en medio de una rápida oleada de coronavirus en todo el valle.

El quinto distrito escolar más grande del país, con más de 300 mil estudiantes y 40 mil empleados, declaró que el miércoles se registró una tasa de asistencia de los estudiantes del 83 por ciento, por debajo del promedio del 90 por ciento en lo que va de curso.

Y 1,643 empleados se ausentaron, casi un 18 por ciento por encima del promedio de 1,396, dijo el distrito.

Se desconoce cuántas de esas ausencias se debieron a enfermedades relacionadas con el COVID-19 o a cuarentenas.

“Hay varios factores por los que un empleado puede estar usando la licencia de ausencia, incluyendo el tiempo de vacaciones, licencia por enfermedad, como sentirse enfermo, citas médicas planificadas, licencia por maternidad u otra licencia planificada”, le dijo el distrito en una declaración al Review-Journal.

En un mensaje del martes a los padres, el distrito dijo que “supervisará proactivamente las ausencias del personal escolar” y enviará a empleados de la oficina central para ayudar en las escuelas si es necesario.

El miércoles, la oficina central envió a 26 empleados para ayudar en 15 escuelas, dijo.

La mayor cantidad de ausencias del año escolar

Uno de esos planteles fue Bailey Middle School en Las Vegas, donde el director Darryl Wyatt dijo que tuvo 15 maestros ausentes el miércoles, la mayor cantidad durante este año escolar.

La escuela no pudo conseguir ningún sustituto, pero el distrito envió a dos administradores de la oficina central para ayudar, dijo.

Wyatt dijo que tiene 16 maestros con licencia que estarán ausentes el jueves y sustitutos no habían sido asignados a ninguno de ellos.

El número más alto de profesores que llamaron para reportar que están enfermos este año antes del miércoles fue de 12, dijo Wyatt, añadiendo que era una “situación muy aislada” en un viernes durante el primer semestre.

Normalmente, la escuela tenía entre cinco y siete ausencias de profesores a mitad de semana y entre siete y nueve los lunes y viernes durante el primer semestre, dijo.

Desert Pines High Shool de Las Vegas tuvo unos 16 profesores ausentes el miércoles, dijo el director Isaac Stein.

“Mi personal toma precauciones, así que por muy difícil que sea cubrir las clases, nuestro personal ha demostrado su responsabilidad al no venir a trabajar enfermos”, dijo.

En Spring Valley High School, 10 empleados con licencia y seis de apoyo se ausentaron el miércoles, dijo la directora Tara Powell. “No está tan mal”, añadió.

El distrito escolar ya se enfrenta a una grave escasez de personal, con unas 850 vacantes de empleados con licencia a mediados de diciembre. El problema con los profesores se ha agravado desde que comenzaron las clases a principios de agosto.

También hay cientos de vacantes de personal de apoyo, entre ellas las de profesores sustitutos y conductores de autobuses escolares.

Problemas con la línea telefónica de COVID

La dotación de personal también es un problema con las líneas directas del distrito para que los padres y los empleados reporten casos de COVID-19, las exposiciones o posibles síntomas.

Pero muchos de los que dijeron que intentaron llamar se quejaron en redes sociales de que era muy difícil comunicarse.

“Como se esperaba después del largo descanso, el volumen de llamadas a la Línea de Salud de los Empleados fue más alto de lo normal”, dijo el distrito en un comunicado. “CCSD trabajó para ajustar el personal, aumentar la eficiencia y el personal dedicado está siendo minucioso para garantizar la salud y la seguridad de los estudiantes y empleados”.

La declaración no incluyó detalles sobre los volúmenes de llamadas o los tiempos de espera para las líneas directas.

El distrito escolar contrata a emocha Mobile Health, una herramienta de detección de síntomas de COVID-19 que los empleados usan todos los días antes de presentarse a trabajar. Dependiendo de cómo respondan a las preguntas, como por ejemplo si experimentan determinados síntomas, reciben un distintivo digital codificado por colores.

Si su cuenta está marcada en amarillo, puede desencadenar acciones como la obligación de quedarse en casa o hacerse pruebas antes de recibir el visto bueno para volver al trabajo.

Vicki Kreidel, maestra de segundo grado y presidenta de la Asociación Nacional de Educación del Sur de Nevada, dijo que escuchó a los maestros el martes (el día de capacitación del personal) y el miércoles acerca de los problemas con la línea directa de los empleados.

Una maestra le dijo que había llamado más de 200 veces tratando de comunicarse y que llevó la cuenta porque no quería meterse en problemas.

Otros no pudieron comunicarse en absoluto, dijo Kreidel, mientras que otros dejaron mensajes y no recibieron una llamada de vuelta.

El resultado final es que no pueden cambiar sus distintivos amarillos para volver al trabajo, dijo Kreidel.

Mientras tanto, siete escuelas católicas gestionadas por la Diócesis de Las Vegas operaban con dos días de enseñanza a distancia el martes y el miércoles. Se esperaba que las clases presenciales se reanudaran el jueves.

Padres divididos sobre el retorno a clases

Los padres expresaron opiniones divergentes sobre la conveniencia de volver a la enseñanza presencial mientras la pandemia causa estragos.

Demetrius Richard, padre de un estudiante de Williams Elementary School y asistente de educación física, no se mostró preocupado por el regreso de los niños a la escuela.

“Creo que estamos empezando de nuevo”, dijo Richard. “Creo que será genial empezar de nuevo, mantener los números bajos para el nuevo año, y simplemente seguir todos los protocolos y mantener la escuela segura y limpia”.

Pero Sequoyah Tomlinson, una enfermera que se mudó al valle de Las Vegas desde Wisconsin hace un año y cuya hija cursa el tercer año en Mojave High School, dijo que no cree que sea el momento adecuado para la enseñanza presencial.

“Creo que deberían ser virtuales”, dijo. “… Estoy a favor de que los niños estén en la escuela… pero ahora mismo siento que esta variante (está) en marcha y se ha extendido tan rápidamente que los niños deberían estudiar, al menos, virtualmente por ahora hasta que podamos estabilizarla y calmarla”.

LO ÚLTIMO