76°F
weather icon Clear

Los Chili Peppers ofrecen un show al rojo vivo en Allegiant Stadium

¿Has visto alguna vez cómo se prepara un boxeador en la noche de la pelea justo antes de la campana de apertura?

A menudo, hacen “shadowbox”, trabajan un poco con los guantes de boxeo, sudan, hacen arder los músculos, antes de subir al ring y ponerse a trabajar.

Este show empezó algo así.

El sábado, en un Allegiant Stadium lleno hasta el último asiento, los Red Hot Chili Peppers entraron en la sala sin el cantante Anthony Kiedis.

La banda comenzó con una “jam session” de calentamiento que preparó el escenario y pudo haberlo destrozado: el guitarrista John Frusciante empezó a tocar el tipo de pistas que aparentemente solo se pueden tocar con la parte trasera de los talones con la boca abierta, mientras que el bajista Flea se aferraba a su instrumento como su homónimo lo hace con la piel de un perro, con los dedos subiendo y bajando por el diapasón para seguir el ritmo de Frusciante, y los dos se lanzaron como un par de corceles a la recta final.

¿Y el baterista Chad Smith?

Cuando empezó a tocar, sonaba como si su instrumento estuviera siendo bombardeado con balas de cañón, tal era el boom que conjuró.

Justo cuando la cosa se puso caliente, Kiedis se unió a sus compañeros de banda para un “Can’t Stop” recibido con gran emoción, el público explotando como la munición mencionada.

Era lógico que el primer concierto de los Chili Peppers en Las Vegas en 10 años tuviera lugar dentro de un estadio de fútbol americano: la noche estaba impregnada de la manía estridente y cruda de decenas de miles de aficionados animando al equipo local contra un odiado rival de división.

Además, el grupo tiene un sonido adecuado para los recintos más grandes: sus canciones son a menudo tan densas desde el punto de vista rítmico que dejan huella tanto física como auditivamente, lo que significa que podrías estar en los asientos de primera fila -o en un estacionamiento exterior- y seguirían resonando en tu esternón como si te hubieras tragado una línea de petardos prendidos.

Respaldados por una enorme pantalla de video en forma de “L” invertida, que pulsaba tanto detrás como por encima de la banda, los Chili Peppers se adentraron en un cancionero dividido entre el bombardeo funk-rock (el trabalenguas sísmico “Give it Away; “, el punk “Right on Time”, precedido por unos compases de “London Calling” de The Clash) y los himnos conmovedores y dulcemente cantados de amor y amor perdido (los conmovedores megahits “Otherside” y “Californication”; la balada eruptiva “Don’t Forget Me”).

Tocaron un cuarteto de canciones de su más reciente álbum doble “Unlimited Love”, destacando el rebote contundente de “Here Ever After” y los riffs pesados como bloques de ceniza de “These Are The Ways”. También dieron a Las Vegas algo especial: El debut en la gira de “Blood Sugar Sex Magik”, la canción que da título a su álbum multiplatino de 1991, que tocaron por segunda vez en los últimos cinco años.

El concierto no estuvo exento de problemas: Hubo varios problemas técnicos relacionados con el equipo de guitarra de Frusciante, lo que hizo que el show se detuviera dos veces para solucionarlos. (El lado positivo es que se produjo una mayor interacción entre Flea y Smith).

Además, los Chili Peppers no tocaron todos los éxitos: la ausencia de “Scar Tissue” o “Under the Bridge” dejó a algunos fans lo suficientemente enfadados como para enviarle un correo electrónico a este reportero.

La banda parecía prever este tipo de quejas.

“Nos gusta tocar lo que nos da la gana, cuando nos da la gana”, dijo Flea con una falda de cuero al principio del concierto, lanzando un improperio.

Antes de que la banda tocara canciones extra, se paró de manos en el escenario, con la falda levantada y mostrando su ropa interior, una encapsulación visual del aire de irreverencia que trajo al concierto.

Con los instrumentos en la mano, los Chili Peppers cerraron el show con otra castaña de “Blood Sugar Sex Magik”, la desconsolada “I Could Have Lied”, seguida de una “By the Way” que hizo temblar los cimientos.

“¿Ya todos tuvimos suficiente?” se preguntó Kiedis antes en la canción durante “These Are the Ways”.

Eso sería un “no” rotundo para algunos de los presentes, pero, en realidad, ¿quién podría culparlos por no querer que esta noche termine?

En una nota similar, el set de The Chilis fue precedido por una presentación de los rockeros de Nueva York City, The Strokes, que llegó y se fue demasiado rápido.

Impulsados por el infravalorado tándem de guitarras formado por Nick Valensi y Albert Hammond Jr. y el líder Julian Casablancas aullando al micrófono como un coyote estableciendo su territorio, la banda se lanzó a los favoritos de los fans como “Reptilia” y “Last Nite”, que pusieron en pie a los miembros del público en las gradas.

“No perderé más tiempo”, bramó Casabalancas en “Someday”, que puso fin al set.

Con solo 45 minutos en el escenario, pudimos haber usado un poco más de dicho tiempo.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Diego Luna se mete en el corazón de Andor de Star Wars

Diego Luna está viviendo un momento de paternidad en Hollywood. El protagonista de “Andor”, una nueva serie de Star Wars en Disney+, fue convertido en una figura de acción.

Imagine Dragons dará su mayor concierto en Las Vegas

Para el nuevo álbum doble de la banda, “Mercury: Acts 1 & 2”, contó con el superproductor Rick Rubin, que ha supervisado discos clásicos que van desde Slayer a los Beastie Boys o Johnny Cash, y que adoptó un enfoque de la composición decididamente diferente al que Reynolds había experimentado hasta entonces.

Anne Heche es hospitalizada tras estrellarse en su vehículo

LOS ÁNGELES.- La actriz Anne Heche estaba hospitalizada después de sufrir un accidente en que estrelló su auto contra una casa antes de quedar envuelto en llamas, informó una portavoz.

Ricky Martin: “Fui víctima de la mentira”

SAN JUAN, Puerto Rico.- Ahora que el caso en su contra en Puerto Rico quedó cerrado, Ricky Martin se pronunció sobre las semanas difíciles que atravesó como “víctima de la mentira”.

Descifraron su ADN en la CDMX

A dos semanas de haber lanzado su más reciente sencillo “La Ladrona”, un cover del fallecido e icónico cantautor argentino Diego Verdaguer, Los Auténticos Decadentes vivieron una noche única, especial y llena de magia ante más de 22 mil personas, en el legendario Palacio de los Deportes de la CDMX.

 
Nuevo festival devuelve a Elvis Presley a Las Vegas

Cliff Wright será uno de los artistas principales de “The King of Las Vegas”, un nuevo festival de tres días protagonizado por imitadores de Elvis de todo el mundo, desde Gran Bretaña hasta Brasil, que representan todas las épocas del icónico artista.

Regresó el folclor de “México en el Corazón”

Después de dos años de ausencia debido a la pandemia de COVID-19, la Asociación/Federación de Jaliscienses de Nevada (ASFEDEJAL) conmemoró “Un día de Jalisco en Nevada”, evento que incluyó el regreso del tradicional espectáculo “México en el Corazón”.