83°F
weather icon Clear

Reportó presuntos cateos al desnudo de estudiantes, ahora dice que enfrenta represalias

Una profesora de una escuela preparatoria de Las Vegas dice que está siendo objeto de represalias tras haber reportado en febrero su preocupación por unos alumnos que supuestamente eran inspeccionados al desnudo.

Shushan Sadjadi, que enseña matemáticas en Garside Junior High School, le dijo al Review-Journal que tanto los alumnos como las alumnas le contaron voluntariamente sobre las incómodas inspecciones realizadas por los administradores y los miembros del personal tras sospechar que consumían marihuana.

Los estudiantes reportaron haber tenido que exponer partes de su cuerpo, a veces a miembros del personal del sexo opuesto, dijo.

“Me pareció que era un problema importante”, dijo Sadjadi. “Los estudiantes no deberían tener miedo de ir a la escuela, o miedo de ir al baño, por temor a ser inspeccionados al desnudo”.

Sus afirmaciones no han sido corroboradas por la escuela, según Tod Story, el principal portavoz del Distrito Escolar del Condado Clark.

“Hicieron una investigación y no pudieron verificar lo que alegaba el profesor”, dijo. “Tengo entendido que no hubo cateos al desnudo”.

Las normas del distrito escolar dicen que los cateos al desnudo solo pueden llevarse a cabo en “circunstancias extraordinarias, cuando sean necesarios para evitar una amenaza o peligro inmediato para la seguridad, el bienestar o la salud, y no resulten prácticos medios menos intrusivos”.

Sadjadi se enfrenta ahora a la disciplina de los administradores de Garside por una serie de supuestas infracciones docentes, como llegar tarde al trabajo, dar su número de teléfono personal a los alumnos y no seguir las políticas adecuadas con los fondos bancarios de su club de emprendedores estudiantiles, según los documentos facilitados al Review-Journal.

Sadjadi dijo que había reportado a los administradores de Garside su preocupación por los cateos la mañana del 11 de febrero, después de que los alumnos le informaran por primera vez de los cateos el día anterior. Afirma que la directora Marbella Alfonzo y el vicedirector Matthew Spurk tardaron inicialmente en responder a sus preocupaciones.

Alfonzo respondió ese día que todos los administradores estaban de vacaciones y no estaban disponibles para reunirse, dijo Sadjadi. La profesora dijo que se puso en contacto con Spurk después de que terminaran las clases y este estuvo de acuerdo en que las acusaciones eran “alarmantes y una gran preocupación”. Pero Spurk le dijo a Sadjadi que dejara de perseguir el asunto por su cuenta y que Alfonzo se ocuparía de él.

Alfonzo y Spurk no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Pero después de que este reporte del Review-Journal fuera publicado en internet el jueves, Alfonzo envió un correo electrónico a los padres de los alumnos de Garside.

“Es posible que vean informes de los medios de comunicación sobre las acusaciones que se han hecho contra el personal de la escuela”, escribió. “Por favor, sepan que nos tomamos muy en serio todas las acusaciones y realizamos investigaciones exhaustivas. En este momento, las acusaciones no tienen fundamento”.

Alfonzo también dijo que la escuela “sigue todas las políticas y procedimientos del distrito en relación con las inspecciones a estudiantes”.

Sadjadi trabaja en Garside desde octubre como profesora de séptimo y octavo grado, y anteriormente enseñaba matemáticas en la Ciudad de Nueva York, Miami y la Bay Area de San Francisco. También es licenciada en Derecho, pero no tiene licencia para ejercer como abogada en Nevada.

Reportando las acusaciones

Su abogado, Brian Berman, describió el trato que le dieron los administradores de Garside como el caso de una denunciante que se enfrenta a un castigo por hacer lo correcto.

“Todo indica que, antes de reportar los supuestos incidentes, la señora Sadjadi era vista como una profesora modelo que hacía todo lo posible por sus alumnos”, dijo. “En cuanto reportó estas acusaciones extremadamente perturbadoras, todo cambió. Parece que la administración está tomando represalias contra ella por sacar a la luz sus preocupaciones”.

Story declinó hablar de las acusaciones de represalias, diciendo que no puede hacer comentarios sobre cuestiones de personal.

En un resumen de 20 páginas en el que se detallan sus esfuerzos por reportar las acusaciones a sus jefes, a los Servicios de Protección de Menores (CPS, por su sigla en inglés) del Condado Clark y a la policía, Sadjadi dijo que unos 18 de sus 150 alumnos compartieron con ella historias de cateos el 10 y el 11 de febrero. Algunas de las historias eran relatos de primera mano y otras eran de alumnos que decían haber escuchado los cateos de otros alumnos.

Algunos hombres describieron que se les pedía que se bajaran los pantalones a la mitad y que se subieran las playeras a medias, y luego se les ordenaba que se bajaran la parte superior de la ropa interior, dijo Sadjadi. A las mujeres les pidieron que se subieran las blusas al cuello como si fueran capas y que se quitaran el sostén, le dijo al Review-Journal.

Sadjadi le dijo a los funcionarios de la escuela que no iba a proporcionar los nombres de las estudiantes que sabían de los cateos porque querían permanecer anónimos. Pero agregó que le pasó los “alarmantes correos electrónicos” que recibió de los alumnos a un superintendente adjunto que fue a Garside para hablar con los alumnos.

Story dijo que los administradores de Garside no han encontrado a nadie que corrobore las alegaciones de cateos al desnudo, y proporcionó una copia de un correo electrónico que CPS envió a Alfonzo indicando que la agencia no pudo corroborar una denuncia de abuso contra un estudiante de Garside. El nombre del estudiante fue ocultado por el distrito escolar en el correo electrónico, indicando que el caso se cerró el 1º de marzo.

Berman dijo que Sadjadi le dio al CPS más de un nombre.

“Entendemos que los estudiantes rellenaron informes de incidentes, y entendemos que los reportes de incidentes confirman que los estudiantes fueron inspeccionados al desnudo”, dijo. “Así que nos extraña que la administración afirme que las acusaciones no tienen fundamento”.

Un segundo profesor de octavo grado le reportó a Alfonzo el 11 de febrero que un estudiante fue cateado al inicio de ese día escolar, según un correo electrónico obtenido el jueves a través de una solicitud del distrito escolar.

“Dijo que le hicieron quitarse la camiseta y que eso le incomodó”, afirma el correo electrónico. “Como es nuevo, no sabía quién fue quien lo inspeccionó y tampoco quiso hablar de ello”.

Berman sugirió que los administradores no tuvieron más remedio que negar que se produjeran los cateos.

“No pueden admitirlo porque estarían admitiendo su responsabilidad”, dijo. “Si hicieron su propia investigación antes de hablar con los Servicios de Protección de Menores, es probable que hayan violado el estatuto estatal. Tienen 24 horas para reportarlo. No pueden quedarse con la información, hacer su propia investigación y luego reportarla”.

Se han reportado cateos en baños y salones

Según Sadjadi, los cateos se llevaron a cabo al menos en un baño y en un salón reservado a la Garside’s Scholar Success Office (SSO).

Aunque la oficina tiene un título positivo, se dedica a tratar asuntos disciplinarios y a la detención interna de estudiantes, dijo Sadjadi.

Un “documento guía” de Garside para los profesores dice que los alumnos pueden ser remitidos a la SSO por cosas como absentismo escolar, peleas, lenguaje abusivo, violaciones del código de vestimenta, acoso y vandalismo.

Sadjadi dijo que también reportó lo que escuchó al Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas, pero que la remitieron a la policía del distrito escolar. Dijo que reportó las acusaciones a la policía escolar y llamó a una línea de atención de CPS, pero no ha escuchado respuesta de las agencias.

Un portavoz de la policía del distrito escolar no respondió a una solicitud de comentarios.

El portavoz del Condado Clark, Dan Kulin, dijo que no podía confirmar si CPS investigó alguna denuncia, pero añadió que los funcionarios escolares están obligados a reportar los casos de abuso sexual.

Sadjadi dijo que dio un paso al frente públicamente porque pensaba que no se estaba haciendo nada con respecto a las acusaciones.

“Sé que muchos profesores no estarían necesariamente dispuestos a arriesgar su trabajo y arriesgarlo todo para que esto se haga público”, dijo. “Y estoy dispuesta a hacerlo porque creo que se trata de una causa importante que hay que abordar. Y que si el CCSD está haciendo algo malo sistemáticamente, hay que abordarlo y hay que abordarlo pronto”.

Sadjadi dijo que las represalias contra ella han sido implacables.

El 15 de marzo recibió una notificación disciplinaria, firmada por Alfonzo, en la que se la amonestaba por una larga lista de supuesta “conducta no profesional” y “negligencia en el cumplimiento del labor”.

Vigilada

La mala conducta incluía entrevistar a los alumnos sobre las acusaciones de cateos antes de hablar con los administradores de Garside. El aviso se refiere a los cateos como “cateos de seguridad” y critica a Sadjadi por no dar los nombres de los alumnos a los administradores.

Sadjadi le dijo a los administradores que quería obtener el permiso de los alumnos antes de proporcionar sus nombres, según el documento de dos páginas.

En la notificación se le ordenó que dejara de entrevistar a los alumnos y de realizar investigaciones por su cuenta más allá del ámbito de sus funciones docentes.

La ACLU Nevada, la organización sin ánimo de lucro que defiende las libertades individuales de los ciudadanos, está preocupada por si se violaron los derechos constitucionales de la Cuarta Enmienda de los alumnos de Garside en los supuestos cateos.

“Desde nuestro punto de vista, se trata de acusaciones graves”, dijo Chris Peterson, director jurídico del grupo. “Hay limitaciones a lo que puede hacer una escuela cuando se trata de inspeccionar a los alumnos. Podemos responsabilizar a las personas que están socavando el entorno educativo”.

Peterson instó a cualquier estudiante que haya sido cateado sin motivo a ponerse en contacto con la ACLU.

Sadjadi, por su parte, se mantiene desafiante.

“Los estudiantes están esperando escuchar si sus graves preocupaciones van a ser reconocidas y atendidas, pero de una forma u otra, no nos equivoquemos, este es un momento de enseñanza importante para todos nosotros”, dijo.

“Los alumnos y sus familias van a ver de primera mano cómo responde el Distrito Escolar del Condado Clark a este tipo de acusaciones graves”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Demandas y quejas de los Raiders desde 2013

El número de acusaciones no es inusual para un equipo de la NFL de 3,400 millones de dólares, pero los casos muestran un patrón de acusaciones de discriminación y violación de las leyes laborales estatales. A continuación se ofrece una sinopsis de cada caso.

 
¿Se acerca una recesión en Estados Unidos?

En los últimos meses el costo de los productos básicos ha aumentado considerablemente en Estados Unidos, y es algo que está afectando los presupuestos de las familias latinas. Ahora, muchos se preguntan si el país está al borde de una recesión.

Llega el verano y con ello la importancia de prevenir ahogamientos

Comienzan a subir las temperaturas en el sur de Nevada, y con ello, más personas ya están acudiendo a piscinas y parques acuáticos públicos para disfrutar del inicio del verano. Por tal motivo, es de suma importancia informar a la comunidad sobre cómo mantenerse seguros para prevenir ahogamientos, incluso en piscinas residenciales.

 
Oficina del condado en caos por un video secreto y denuncias de acoso y hostilidad

La oficina de Administración Pública del Condado Clark ha estado sumida en la confusión y la disensión interna durante los dos últimos años, con acusaciones de estrés emocional, acoso y favoritismo que han llevado a grabar en secreto al jefe y a una compañera de trabajo fuera de la oficina.