78°F
weather icon Clear

Líder de esta organización benéfica de Las Vegas tenía altas metas. Ahora se enfrenta a escrutinio y quejas

Arnold Stalk se labró una reputación durante una década por sus carismáticos llamados para ayudar a los desamparados y a los veteranos con bajos ingresos de Las Vegas.

Pero las acusaciones de mal mantenimiento en su primer complejo de viviendas, en el que los inquilinos se quejaron de condiciones deficientes a pesar de los millones invertidos en él, han llevado el escrutinio a su organización sin ánimo de lucro, SHARE Village. SHARE abandonó la gestión de la propiedad insignia en septiembre, lo que dio lugar a una demanda judicial. Stalk luego puso en venta otros tres complejos, lo que suscitó más dudas sobre la estabilidad de la organización benéfica y su obligación con las poblaciones vulnerables.

En su día llamado Veterans Village, las operaciones de Stalk se financian con donaciones públicas y privadas y con renta. Tan solo el Ayuntamiento de Las Vegas le concedió dos millones de dólares en préstamos financiados por los contribuyentes para la compra y renovación del edificio.

Sin embargo, los inquilinos de la emblemática propiedad le declararon al Review-Journal que han soportado vivir en habitaciones con cucarachas, tuberías con fugas y colchones manchados.

“Es simplemente grotesco”, dijo la residente Bobbye Sexton de 71 años. “Se supone que es un hombre de confianza para la humanidad”.

En respuesta a las acusaciones de los inquilinos, el abogado de SHARE, David LeGrand, dijo en un comunicado que la propiedad pasó las inspecciones federales de vivienda durante 11 años y que las reparaciones necesarias se hicieron con la mayor eficacia y eficiencia posibles.

Stalk afirmó en un correo electrónico enviado a un funcionario del condado en septiembre que “procuró millones de dólares en mejoras para la instalación” -un edificio de apartamentos de 123 unidades en el centro de Las Vegas-, pero LeGrand se negó a proporcionar documentación sobre las renovaciones realizadas, calificando el asunto de irrelevante.

También dijo que la organización sin ánimo de lucro que adquirió la administración de la propiedad, Caridad, firmó un contrato de arrendamiento en noviembre y aceptó que el edificio estaba en “buen estado” y en “condiciones satisfactorias”.

Durante una entrevista, Stalk dijo que estaba orgulloso de sus esfuerzos por convertir antiguos moteles en ruinas en viviendas para personas con bajos ingresos. En su apogeo, SHARE operaba seis propiedades que sumaban más de 500 unidades.

“No somos un refugio; somos la solución”, dijo Stalk. “Podemos tener 10 SHARE Villages, y no será suficiente para satisfacer la demanda”.

En septiembre, SHARE abandonó las operaciones en su primer complejo durante la mitad de su contrato de renta. Los residentes se quedaron sin saber si seguirían alojados y lucharon durante meses para cobrar sus depósitos de seguridad. El propietario del edificio, YSBM Investment LLC, demandó a SHARE, alegando que le debía rentas e impuestos impagados.

“Nunca he abandonado a nadie en mi vida, especialmente a un veterano de Estados Unidos o a una familia desamparada, ¿estás bromeando?”, dijo Stalk, que le mandó un aviso por escrito al dueño con dos semanas de antelación y a los inquilinos con una semana. “Estoy en paz con la forma en que manejamos nuestros asuntos”.

Sin embargo, las operaciones de SHARE disminuyeron, dejando a algunos líderes de la comunidad preocupados, ya que el sur de Nevada se enfrenta a una escasez de viviendas estimada en más de 80 mil unidades. Desde 2020, la organización sin ánimo de lucro ha vendido dos de los cinco complejos de apartamentos que poseía. En enero, puso a la venta los tres restantes, antes de cerrarlos repentinamente en marzo.

“Cuando pierdes una de esas propiedades, esa gente tiene que ir a algún lugar”, dijo Aaron Sheets, director de operaciones de la organización sin ánimo de lucro Hopelink of Southern Nevada. “¿Y dónde va a ser eso?”

Reducciones en SHARE

La cartera de SHARE está centrada en el centro de Las Vegas, agrupada para crear un modelo de pueblo a unas manzanas del Arts District de la ciudad. La zona, muy transitada por los peatones, que a menudo está llena de tráfico y obras, es frecuentada por muchos desamparados, discapacitados y personas con bajos ingresos de la ciudad, que usan las tiendas cercanas y las paradas de autobús.

La mayor parte de los pagos de renta de muchos residentes de SHARE está subvencionada por organismos gubernamentales u otras organizaciones sin ánimo de lucro. Y SHARE Village 2, en 50 N. 21st St., es el centro de operaciones. Los inquilinos de múltiples propiedades frecuentan el complejo para recibir su correo, recibir servicios sociales de agencias locales y recoger alimentos donados por el banco de alimentos Three Square.

La situación de los tres edificios restantes de la organización benéfica ha sido cambiante: Se ofrecían por un total de 32 millones de dólares, según un anuncio ya eliminado publicado por la empresa inmobiliaria Powers-Armstrong.

En un correo electrónico obtenido por el Review-Journal, el agente de la empresa, Mark Bennett, afirmaba que el nuevo propietario de los inmuebles “no estaría obligado, ni legalmente ni de ninguna otra manera” a seguir operando como viviendas asequibles.

Si los edificios dejan de operar como viviendas asequibles, Stalk tendría que devolver los 2 millones de dólares que la ciudad de Las Vegas le prestó a SHARE en 2016, dijo un portavoz de la ciudad.

Pero el anuncio fue retirado a finales de marzo después de que el Review-Journal empezara a hacer preguntas sobre la posible venta.

Stalk -junto con su esposa y cofundadora de la organización sin ánimo de lucro, Shannon Kelly- afirma ahora que seguirán operando las propiedades con Stout Management.

“Nos sentimos muy seguros de que ellos pueden llevar el día a día, y nosotros podemos hacer la parte sin ánimo de lucro”, dijo Kelly.

La reducción de las operaciones, incluida la contratación de la empresa de gestión de propiedades, era necesaria ya que Stalk luchaba contra los continuos problemas de salud tras contraer COVID-19 en 2020, dijeron.

La decisión de Stalk de seguir operando es un cambio radical con respecto a hace solo unos meses. Stalk, de 67 años, proclamó en octubre que estaba planeando su salida del trabajo benéfico.

“Esta comunidad me ha curado de querer hacer algo filantrópico”, dijo entonces.

Stalk dice ahora que su declaración anterior fue una respuesta emocional a lo que percibió como un ataque de los residentes tras su salida de SHARE Village 1 y la posterior demanda.

“Los recogí de la calle, me rogaron que los alojara, y de repente salen en las noticias”, dijo.

La noticia de una posible venta en SHARE Village 4, en Fremont Street, sorprendió a algunos residentes.

Timothy Thomas, veterano de los Marines de 65 años, antes desamparado, dijo que espera seguir viviendo en el motel reconvertido, donde paga 725 dólares al mes por un estudio con cocina. El gobierno federal, que subvenciona la renta de Thomas, le reportó recientemente de que la renta subiría 50 dólares cuando su contrato de renta expire en septiembre.

“Estoy en esa situación económica en la que estoy limitado; lo asequible es lo primero”, dijo Thomas mientras se aferraba a un bastón con pico de pato y señalaba la unidad del piso superior en la que vive desde hace más de dos años. “Necesitamos esto”.

Tonjula Johnson, que también vive en el segundo piso, dijo que apreciaba la gestión de Stalk en el edificio y que siempre había respondido a todas sus necesidades y preocupaciones.

Aunque ya no hay planes de venderlo inmediatamente, Stalk y Kelly dijeron que los beneficios de la venta se hubieran usado para apoyar a otras organizaciones locales sin ánimo de lucro.

Pero los dirigentes de “U.S. Vets” -una de las organizaciones mencionadas, que también alberga a clientes en las propiedades de SHARE- dijeron que no tenían conocimiento de tales planes.

Salida del complejo insignia

Los inquilinos de la antigua propiedad insignia de SHARE ya experimentaron la incertidumbre y la aprensión que pueden seguir a la salida de la organización sin ánimo de lucro.

Caridad, la organización sin ánimo de lucro que tomó el relevo de las operaciones y rebautizó el inmueble con el nombre de “Hebron”, reportó haber encontrado historiales médicos de los inquilinos, títulos de propiedad de autos y cientos de otros documentos abandonados en la oficina principal.

Los residentes dijeron que pagan cientos de dólares de renta al mes mientras cocinan la comida en platos calientes y lavan los platos en los lavabos de los baños.

“Me encantaría poder tener una cocina de verdad con un fregadero de verdad, pero hoy en día no se puede encontrar nada”, dijo Cecelia Knapp, una veterana de la Marina de 80 años que vive allí desde 2015.

En su primer recinto, parecía que Stalk “dirigía un motel privado y no un programa en realidad”, escribió el administrador de Servicios Humanos del Condado Clark, Tim Burch, en un correo electrónico enviado en octubre a los funcionarios de la ciudad de Las Vegas, mientras intentaba discernir cuántos inquilinos del lugar recibían ayuda del gobierno.

Los residentes esperaron más de cinco meses para que se les devolviera la fianza, que ascendía a más de 42 mil dólares y solo se les devolvió después de que obtuvieran representación legal.

Stalk dijo que el retraso fue culpa del propietario YSBM, que recibió un cheque con los depósitos en septiembre.

“Somos justos y honestos, y cada dólar fue devuelto de esos depósitos de los inquilinos”, dijo Stalk.

Michael Stein, abogado de YSBM, dijo que el cheque se devolvió a SHARE en noviembre, meses antes de que se repartiera finalmente a los inquilinos.

“Abandonó las instalaciones y luego trató de decirle a mi cliente -que no hace más que poseer el edificio- que es un arrendador”, dijo.

Muchos veteranos del complejo también empezaron a dudar del compromiso de Stalk. Algunos dijeron que intentaron ponerse en contacto con su antiguo casero poco después de que se fuera, pero que Stalk les dijo que su vivienda ya no era responsabilidad suya.

El veterano del ejército Robert Hollaway recordó que Stalk se fue de repente de la noche a la mañana.

“No puedes profesar que te importa la gente y luego hacer algo así”, dijo.

Pero Stalk sostiene que el condado ofreció a todos los residentes una vivienda alternativa.

“Nunca lo abandoné”, dijo. “Decir que abandonó a un residente es una gran imprudencia”.

El “negocio de las viviendas de bajo costo”

Los veteranos del edificio insignia no son los primeros en cuestionar a Stalk.

Cuando SHARE aún se llamaba Veterans Village, un grupo de destacados veteranos de Las Vegas se enfrentó a Stalk y Kelly durante una reunión privada en 2019, afirmando que menos de la mitad de los residentes eran ex militares.

El veterano del ejército Byron Brooks, ahora regente electo del Sistema de Educación Superior de Nevada, dijo que el grupo había recibido numerosas quejas de veteranos sobre sus condiciones de vida. Algunos alegaban que se enfrentaban al desalojo por no poder cubrir el importe total de la renta, aunque la mayor parte estaba garantizada mediante subvenciones federales para la vivienda, según Brooks.

“Veterans Village no es más que un negocio de viviendas de bajo costo”, dijo Brooks. “El hecho de que Arnold Stalk usara el nombre de ‘veterano’ y que hiciera volar este negocio bajo la bandera de los veteranos es lo que la mayoría de los veteranos de la comunidad consideran extremadamente atroz y ofensivo”.

La organización sin ánimo de lucro cambió más tarde su nombre por el de SHARE, un acrónimo que significa “vivienda de apoyo y recursos para ancianos en inglés”.

Stalk dijo que Brooks se sintió menospreciado después de que no le ofrecieran un trabajo y que la organización sin ánimo de lucro cambió su nombre como parte de su plan para ampliar sus viviendas a personas no veteranas, no a causa del enfrentamiento.

Sin embargo, otro veterano presente en la reunión, el marine retirado Clay Barber, estuvo de acuerdo con las preocupaciones de Brooks.

“Se dedujo varias veces que estaban aprovechando el nombre de ‘veterano’”, dijo Barber, que en aquel momento trabajaba para la organización sin ánimo de lucro United Service Organizations de Las Vegas.

En abril, 63 residentes veteranos que vivían en las propiedades de SHARE recibían asistencia de Veteran’s Affairs (VA), según un portavoz. En los tres emplazamientos viven unas 435 personas, según el sitio web de SHARE.

La reputación de Stalk en la comunidad

Desde los inicios de SHARE en 1994, Stalk manifestó su pasión por acabar con la falta de hogar. Esto le valió los elogios de la alcaldesa de Las Vegas, Carolyn Goodman, en 2020, cuando le entregó la llave de la ciudad.

“Se trata de un hombre increíblemente excepcional”, dijo Goodman. “Haciendo todo el tiempo algo por los demás”.

A los cortes de listón en sus complejos Veteran’s Village asistieron miembros del Concejo Municipal, ejecutivos de casinos y la delegación del Congreso de Nevada. En 2016, la primera dama, Michelle Obama, le reconoció sus esfuerzos.

Stalk ha citado constantemente su experiencia en materia de vivienda y sus conocimientos como defensores de la comunidad, y se ha jactado de haber ayudado a cientos de miles de habitantes vulnerables de Las Vegas. Tiene una licenciatura y un máster del Instituto de Arquitectura del Sur de California (SCI-Arc) y ha reivindicado de forma destacada su doctorado en la cobertura de los medios de comunicación, en su perfil de LinkedIn y como parte de la marca de la organización sin ánimo de lucro.

Sin embargo, no está claro si recibió el doctorado, y LeGrand ignoró repetidamente las preguntas al respecto. El Review-Journal no pudo verificar el título. SCI-Arc no ofrece un doctorado.

Experto: La organización sin ánimo de lucro está “plagada de banderas rojas”.

La trayectoria financiera de SHARE ha mejorado notablemente en los últimos cinco años, dijo la directora ejecutiva de CharityWatch, Laurie Styron.

Tanto en 2019 como en 2020, reportó más de tres millones de dólares en ingresos, según sus más recientes declaraciones de impuestos federales. También reportó haber recibido más de dos millones de dólares en contribuciones y subvenciones desde 2016.

Entre ellas, una donación de 150 mil dólares de los Raiders en 2018; un millón de dólares en materiales y mano de obra para una instalación en SHARE Village 2 diseñada por Wynn Las Vegas en 2017; y la remodelación de 10 apartamentos por el sindicato local de carpinteros el año pasado. En febrero, Renewal by Anderson instaló por tercera vez nuevas ventanas en SHARE Village 2.

Sin embargo, algunos elementos de los reportes financieros plantean serias dudas sobre el funcionamiento de la organización, dijo Styron, quien revisó los documentos a petición del Review-Journal. Señaló que los registros muestran que SHARE no cuenta con las “políticas de gobierno más básicas”, como las relativas a los conflictos de intereses, la destrucción de documentos o los denunciantes.

“Esta declaración de impuestos está plagada de banderas rojas”, dijo Styron, contable cuya organización investiga organizaciones sin ánimo de lucro. “Es como tener un rompecabezas en el que falta el 80 por ciento de las piezas”.

LeGrand dijo que la organización benéfica tiene las tres pólizas, a pesar de que la organización sin ánimo de lucro reportó “No” a tener cada póliza en las declaraciones de impuestos anuales que se remontan a 2014.

La organización sin ánimo de lucro tampoco parece presentar estados financieros auditados independientes al gobierno federal, y sus únicos miembros de la junta directiva son Stalk y su esposa.

Stalk dijo que recientemente añadió un tercer miembro a la junta de SHARE: su hijo, estudiante de primer año en la UNLV.

LeGrand dijo que sus clientes son “personas de inmensa integridad” que no necesitan la “burocracia” de un consejo de administración independiente.

“Lo necesitan si carecen de integridad”, dijo.

También dijo que la organización benéfica es auditada trimestralmente por su contador personal, pero se negó a facilitar una copia de las auditorías al Review-Journal, por temor a que se publicaran.

Disputas sobre reparaciones y renovaciones

Cuando SHARE abandonó bruscamente su propiedad principal en septiembre, su dueño encontró el complejo “en un completo caos”, dijo Stein, el abogado de YSBM.

LeGrand afirmó en las transcripciones del tribunal que su cliente había gastado más de cuatro millones de dólares en renovaciones. Pero la demanda de YSBM se resolvió poco después de que el propietario exigiera constancia de las renovaciones, dijo Stein.

“Es un gran hablador, pero cuando les pedimos pruebas, se acabó”, dijo.

Las solicitudes de permisos presentadas ante la ciudad muestran que se han aplicado algo menos de 100 mil dólares en obras en el edificio desde 2011, cuando Stalk firmó el primer contrato de renta.

El Review-Journal recorrió a principios de este año las habitaciones del edificio que contenían paneles de yeso mohosos, un marco de puerta al que le faltaban piezas y un baño con válvulas congeladas y defectuosas. Los trabajadores encontraron madera contrachapada pegada a los lavabos, tuberías de las duchas que goteaban a las habitaciones vecinas y un complejo que necesitaba calentadores de agua y una nueva unidad central de aire acondicionado.

La fundadora de Caridad, Merideth Spriggs, facilitó recibos y presupuestos de reparación que sumaban unos 75 mil dólares, pero estimó que costarán cientos de miles más.

“Si realmente se preocupaban por los inquilinos de este lugar, ¿por qué dejaron que se pusiera tan mal?” preguntó Spriggs.

SHARE dijo que tenía personal de mantenimiento a tiempo completo, con al menos una persona de guardia las 24 horas del día. Las agencias que rentaban las unidades realizaban inspecciones minuciosas antes de mudar a los clientes, según LeGrand, quien cuando le preguntaron por el estado del edificio, señaló con el dedo a Caridad.

“SHARE NO TIENE NI IDEA de lo que se ha hecho para mantener la propiedad durante los últimos ocho meses”, escribió en un correo electrónico. “Los hechos son que Caridad dio el visto bueno en noviembre al estado del inmueble y es la única responsable de su estado actual”.

Pero varios residentes dijeron que tuvieron problemas para que se hicieran las reparaciones bajo la administración de SHARE.

La Oficina del Fiscal General de Nevada recibió en 2018 quejas sobre SHARE Village 2 que describían la presencia de chinches y excrementos de roedores en las habitaciones. Una queja de un veterano decía: “la LLC ha ignorado los problemas y solo busca sacar dinero mediante tácticas estrictas”.

En SHARE Village 1, Angel Saavedra dijo que su calefacción y su aire acondicionado no funcionaban, y que su inodoro no tiraba de la cadena correctamente desde hacía más de un año.

En la misma propiedad, el residente John Reaume dijo que “toleró” el goteo de agua del techo de su baño durante cuatro años.

Una ex agente de la Fuerza Aérea, que habló con el Review-Journal con la condición de no ser identificada, dijo que su apartamento en el emblemático complejo estaba lleno de cucarachas y navajas de afeitar usadas cuando se mudó el pasado agosto. Poco después de mudarse, dio positivo en la prueba de SARM, una grave infección bacteriana. Pero la veterana de la Marina y residente Cynthia Kamaile Dias, de 70 años, dijo que no tenía ningún rencor hacia Stalk y que no lo culpaba por cómo se fue.

“No somos perfectos; todos hemos cometido errores”, dijo. “Gracias a Dios estoy aquí. Estaba desamparada y Arnold me dio un lugar”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Llega el verano y con ello la importancia de prevenir ahogamientos

Comienzan a subir las temperaturas en el sur de Nevada, y con ello, más personas ya están acudiendo a piscinas y parques acuáticos públicos para disfrutar del inicio del verano. Por tal motivo, es de suma importancia informar a la comunidad sobre cómo mantenerse seguros para prevenir ahogamientos, incluso en piscinas residenciales.

 
Oficina del condado en caos por un video secreto y denuncias de acoso y hostilidad

La oficina de Administración Pública del Condado Clark ha estado sumida en la confusión y la disensión interna durante los dos últimos años, con acusaciones de estrés emocional, acoso y favoritismo que han llevado a grabar en secreto al jefe y a una compañera de trabajo fuera de la oficina.

 
Nueva estación de bombeo garantiza acceso a las profundidades del lago Mead

Boulder City.- La Autoridad del Agua del Sur de Nevada (SNWA, por sus siglas en inglés) anunció que su Estación de Bombeo de Bajo Nivel (L3PS, por sus siglas en inglés) ahora estará operando a tiempo completo debido a los bajos niveles de agua en el lago Mead. Esta implementación tiene como objetivo garantizar el acceso al vital líquido.

 
Conductor que mató a tres personas discute su uso de drogas con agente en nuevo audio

Un nuevo audio de la cámara corporal de la policía, previamente retenido, muestra a un hombre que mató a tres personas en un accidente por conducir bajo los efectos de sustancias tóxicas el año pasado, diciendo a una ayudante del alguacil del Condado Nye que tenía que usar opiáceos para evitar la abstinencia de drogas.

Recursos médicos para personas sin seguro

Navegar por el sistema de salud en Estados Unidos puede ser todo un reto para la comunidad hispana, especialmente para las personas que no tienen un seguro médico. Por tal motivo, es importante informar que existen recursos accesibles para evitar acudir a servicios de un supuesto “especialista” sin licencia.

Batalla judicial empaña la emoción de la Fórmula Uno

Detrás del atractivo del regreso de la Fórmula Uno a Las Vegas, se está llevando a cabo una lucha legal de alto riesgo sobre quién tiene el derecho a promover la carrera internacional.

Suman esfuerzos para prevenir ataques sexuales

Durante 2020 y 2021, la mayoría de las víctimas de ataque sexual en el Condado Clark han sido de origen hispano y más de la mitad de los reportes indican que los menores de edad son más vulnerables a sufrir esta situación. Esta es información proporcionada por el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD, por sus siglas en inglés).