82°F
weather icon Clear

Los estudiantes y profesores del CCSD se enfrentan a obstáculos para el curso escolar 2022-23

ActualizadoAugust 8, 2022 - 11:37 am

Terri Rupp optó por educar a su hijo en casa cuando no prosperó con el aprendizaje a distancia por internet que el Distrito Escolar del Condado Clark implementó para los estudiantes en respuesta a la temprana propagación del COVID-19.

Volverá a la escuela pública cuando empiecen las clases el lunes, pero Rupp dijo que ha perdido la confianza en el distrito tras un año marcado por la preocupación por la seguridad escolar, la escasez nacional de profesores y la disfunción del consejo escolar.

“Nuestro distrito está tan falto de comunicación. … Siento que debe haber una reforma drástica y simplemente priorizar lo que es importante”, dijo. “La educación de nuestros hijos debería ser más importante que otras cosas”.

Algunos problemas, como la disminución de inscripciones y la escasez de profesores, no son exclusivos del distrito, pero otros, como el aumento de la violencia en los campus escolares, han obligado a los funcionarios a intervenir y tomar medidas de emergencia en los últimos meses.

Rupp reconoció que hay problemas similares que afectan a los distritos escolares de todo el país, pero describió la situación actual del Condado Clark como una que se ha ido agravando en una olla a presión.

“Tengo que seguir comprometiéndome e implicándome más con mis hijos para asegurarme de llenar ese vacío”, dijo.

Llamada de atención” sobre la seguridad en las escuelas”

Estrella Gómez, de 16 años, empezará el semestre de otoño en una nueva escuela, la tercera desde que empezó la preparatoria.

Se cambió a Las Vegas High School desde Eldorado High School, donde una profesora fue brutalmente atacada y agredida sexualmente en abril.

Pero Gómez dijo que ya estaba preocupada por Eldorado antes de la agresión.

“Muchos profesores no creen en ti. Eso marca a un niño”, dijo. “Creo que el incidente que ocurrió en abril realmente cimentó mi decisión de: No voy a seguir aquí el año próximo”.

Eldorado no fue la única escuela que vio violencia en el campus este año. Cuando estallaron las peleas en varias escuelas del valle en la primavera, el distrito implementó nuevas medidas disciplinarias y comenzó el proceso de reconfiguración de las escuelas en torno a un punto de entrada.

La violencia en Desert Oasis High School hizo que se cerrara la escuela durante dos días en marzo. Esa interrupción tuvo un efecto dominó en la familia de Rupp: su hija asiste a la cercana Tarkanian Middle School y llegaba a casa una hora más tarde de lo habitual debido a los retrasos en las rutas de los autobuses.

Rupp dijo que era frustrante que no se notificaran los cambios a los padres.

“Fue una triste realidad de: Aquí es donde nuestros hijos están creciendo”, dijo. “Esta es solo otra razón por la que tenemos que participar, ser padres proactivos”.

El teniente de la policía escolar Bryan Zink dijo que la violencia durante el último curso escolar fue la mayor que había visto en sus 19 años en el distrito.

Cuando los estudiantes y el personal vuelvan a las clases el lunes, verán nuevas vallas, mejores cámaras en los autobuses y una mayor presencia policial en las escuelas, según los funcionarios del distrito.

El distrito ya autorizó 26.3 millones de dólares para mejoras de seguridad de emergencia en Eldorado High School y 99.970 dólares en mejoras para Clark High School. En la reunión del consejo del 11 de agosto -la primera del curso escolar- también recomendarán que se implante en toda la comunidad escolar un sistema de alerta instantánea que se ha puesto a prueba en varias preparatorias del valle.

Para el superintendente Jesús Jara, la reciente violencia es un indicio de que la violencia en la comunidad se está extendiendo a las escuelas.

“Creo que, como superintendente escolar y como distrito, lo que tenemos que hacer es encontrar un propósito para los alumnos -en la educación, en el aula, en la escuela-, un sentido de pertenencia”, dijo.

Pero ese proceso también empieza en casa, y pidió a los padres que hablen con sus hijos y alerten a los funcionarios del distrito si algo no va bien, para que puedan encontrar formas de ayudar.

Para Gómez, sentirse segura en la escuela no fue algo que le preocupara hasta que llegó a la preparatoria. Tras el ataque en Eldorado, los estudiantes empezaron a caminar juntos en grupos y a ser más cautelosos con su entorno, dijo.

Aunque comprende el nuevo territorio en el que navega el distrito a la hora de abordar los recientes brotes de violencia, dijo que la escuela debería ser, en última instancia, un lugar en el que los alumnos se sientan seguros.

“Lo que ocurrió en Eldorado fue un llamado de atención”, dijo. “Solo se actúa cuando ocurre algo horrible”.

El reto de retener a profesores

Cuando los alumnos suban a los autobuses escolares y conozcan a sus nuevos profesores el lunes por la mañana, las aulas estarán dotadas de un 92 por ciento de profesores y los autobuses escolares de un 94 por ciento de conductores, según el director de contratación Brian Redmond.

A partir del lunes, las vacantes en las aulas serán cubiertas por sustitutos o por los administradores de la oficina central del distrito escolar, entre los que podría estar el propio Redmond, que es el cuarto en la lista para ser llamado.

“Vamos a asegurarnos de que todas las aulas estén cubiertas pase lo que pase”, dijo.

Estos niveles de personal se producen en un momento en que los distritos escolares de todo el país se enfrentan a la escasez de profesores, ya que los educadores abandonan la profesión a raíz de la pandemia, y citan que el agotamiento es mayor que el de los trabajadores de otros sectores.

A mediados de julio, el distrito tenía más del doble de ofertas de empleo que en el mismo periodo de años anteriores, según datos obtenidos por el Las Vegas Review-Journal.

En un intento de reclutar más profesores, el distrito anunció a principios de este año un aumento salarial inicial de más de siete mil dólares para los profesores de todo el distrito, con lo que el salario inicial de los profesores pasó de 43,011 a 50,115 dólares. También autorizó primas de retención de 4,500 y cinco mil dólares para los empleados actuales del distrito.

Las escuelas del Condado Clark, que constituyen el quinto distrito más grande del país, no han contado con todo el personal desde el inicio del curso escolar de 1994, dijo Jara.

Pero para Carmen Andrews, profesora de español que imparte clases por internet a través de la Nevada Learning Academy, retener a los profesores debería ser tan importante para el distrito como contratar a otros nuevos.

Los profesores que llevan varios años en el distrito y que ganaban justo por encima del nuevo límite salarial ganan ahora apenas un poco más que un profesor nuevo.

“No se dan cuenta de que cuando se beneficia a alguien y se perjudica a otro en el proceso, esa no es una buena forma de hacer negocios”, dijo Andrews.

En el pasado, dijo, el distrito podría haber salido fácilmente a contratar a 1,500 nuevos profesores al comienzo de cada curso escolar, una práctica que llamó “reciclaje de profesores”.

“Ahora que hay escasez en todo el país, están estancados”, dijo. “Simplemente, ya no hay números que entren en la enseñanza. Hemos creado una profesión que, desde fuera, no parece un gran trabajo”.

El jueves, Nyjaa Peterson, maestra de jardín de niños en Bell Elementary, preparaba su aula para el nuevo curso. Peterson entra en su séptimo año como maestra de jardín de niños en la escuela, y el jueves se arrodilló en el piso de su aula mientras armaba un poema para que sus nuevos alumnos de jardín de niños lo usaran para presentarse a sus compañeros el lunes.

Peterson dijo que había considerado dejar la enseñanza en los últimos dos años, considerando el sueldo, la curva de aprendizaje y el estrés de tener que enseñar a los estudiantes de jardín de niños por internet y captar su atención a distancia.

Pero Peterson dijo que, en última instancia, ama lo que hace.

“Creo que lo que siempre me ha hecho volver es que de verdad me encanta ser profesora y los pequeños”, dijo. “Aquí estoy, otro año más”.

Disfunción del consejo escolar

El inicio del curso escolar se produce también justo tres meses antes de las elecciones generales, en las que se disputan los asientos de tres miembros del consejo escolar.

El consejo de siete miembros, que supervisa el distrito de más de 300 mil estudiantes, ha tenido un año tumultuoso en el que se ha producido, entre otras cosas, el despido y la recontratación del superintendente Jara, la preocupación por un lugar de trabajo hostil y reuniones del consejo en las que los miembros del público han sido escoltados fuera por la policía.

Rupp, la madre de dos estudiantes del distrito, calificó a las reuniones de “una broma y muy faltas de profesionalidad”.

Para la presidenta de la junta, Irene Cepeda, el año pasado se dedicó demasiado tiempo a cuestiones distintas del rendimiento de los alumnos.

Cepeda, que fue el voto decisivo para volver a contratar a Jara, tomó el cargo de presidenta de la junta en enero y ha criticado repetidamente al decoro a los miembros de la junta y a los asistentes.

En junio, destacó varias publicaciones en redes sociales de sus compañeros del consejo que llamó poco profesionales, negativas y fuera de control.

De cara al nuevo año escolar, Cepeda dijo que quiere dar prioridad a asegurarse de que los resultados centrados en los estudiantes estén en el primer plano de cada reunión.

“Es donde podemos hacer el mayor bien”, dijo.

Los tres administradores titulares pasarán a la segunda ronda de las elecciones de noviembre.

Cepeda se enfrentará a la recién llegada y activista progresista Brenda Zamora, Danielle Ford se enfrentará a la exasambleísta estatal demócrata Irene Bustamante Adams, mientras que la síndica Linda Cavazos se enfrentará al exprofesor y administrador retirado Greg Wieman.

Disminución de los inscritos

El distrito tuvo 319,917 alumnos durante el curso escolar 2019-20 y proyecta 299,038 para el próximo curso, lo que supone un descenso del 6.5 por ciento en las inscripciones, según una reciente presentación ante el Consejo Estatal de Educación.

En todo el país, casi 1.2 millones de alumnos abandonaron las escuelas públicas durante el curso escolar 2020-21, y la tasa de inscripción se recuperó más rápidamente en los distritos que volvieron a la enseñanza presencial con mayor rapidez, según un análisis nacional de inscripciones del American Enterprise Institute, grupo de expertos con sede en Washington D.C.

Las inscripciones en escuelas privadas del Condado Clark también aumentaron un 10 por ciento del curso 2019-20 al 2021-22, según las cifras del Departamento de Educación de Nevada.

Según Jara, cuando el distrito interrumpió la enseñanza presencial y pasó a la educación a distancia, las familias que tenían la posibilidad de inscribir a sus hijos en las escuelas privadas que seguían abiertas lo hicieron.

Pero Jara dijo que era un error decir que las escuelas públicas no están funcionando. Las escuelas públicas pueden competir, y el distrito ha visto que los alumnos regresan de las escuelas chárter y de las privadas.

“Si los padres quieren ejercer su elección, está bien”, dijo. “Quiero ser su elección”.

Rupp, la madre que educó a su hijo en casa, envía a su hija a la escuela pública por el plan de educación individualizado y los servicios de visión de los que dispone allí. Rupp y su hija son ciegas, y la madre dijo que desde el principio le dijeron que su hija no podría obtener los mismos servicios si fuera a un colegio privado o chárter.

“Para nosotros tiene más sentido ir a la escuela pública de nuestro vecindario”, dijo. “Especialmente para mí, como madre ciega, si necesito ir a la escuela de mi hijo por una emergencia, me resulta más fácil conseguir transporte para llegar allí”.

Pero antes del lunes, muchos miembros de la comunidad escolar reflexionan sobre cómo la pandemia se ha convertido en una presencia omnipresente y ha afectado al funcionamiento “normal” de las escuelas.

Andrews, la profesora de español, dijo que las escuelas y los profesores llevan mucho tiempo luchando contra el agotamiento y los bajos salarios, pero la pandemia ha creado una “normalidad totalmente nueva”.

“Creo que los profesores están simplemente cansados”, dijo. “Creo que mucha gente siente que estamos cojeando (en el curso escolar)”.

Para Gómez, alumna de Las Vegas High School, la pandemia también fue un duro golpe. Olvidó cómo hacer amigos y cómo socializar. Es algo que tiene en cuenta cuando reflexiona sobre lo que está impulsando la ola de violencia que ha estado leyendo en los titulares de las noticias durante el último año.

“Estás tan aislado durante tanto tiempo que olvidas cómo hablar con la gente”, dijo Gómez. “Creo que mucho tiene que ver con el mundo en el que vivimos ahora. El mundo ha cambiado mucho. Supongo que se ha vuelto loco en cierto sentido”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
El nuevo edificio de educación médica de la UNLV está casi terminado

Se espera que la construcción de la primera instalación permanente de la escuela de medicina de la UNLV termine a finales de octubre, y los estudiantes usarán el espacio a partir del semestre de primavera.

Junta Escolar del Condado Clark aprueba acuerdo de $95 mil con Jara

Después de un año en el que los administradores han estado constantemente en desacuerdo, la Junta Escolar del Condado Clark votó por unanimidad el jueves para pagar los honorarios del abogado del superintendente Jesús Jara por sus reclamos de un ambiente de trabajo hostil.