76°F
weather icon Clear

La inscripción en viviendas compartidas del CCSD deja a las familias en apuros

“¿Iré a la escuela mañana?”.

Esa es la pregunta que la sobrina de primer grado de Karen Gonzalez le hizo a su familia el domingo antes del inicio del año escolar.

“No lo sabemos todavía”, le dijo su familia, ya que ellos y otras personas del distrito se vieron en la difícil tarea de inscribirla esta semana después de que el Distrito Escolar del Condado Clark cambiara su política de viviendas compartidas a principios de este año.

El proceso, que antes era manejado y aprobado por las escuelas individuales, ahora es manejado por el distrito. A las familias que comparten vivienda se les ha pedido que lleven una constancia notariada de la vivienda a las oficinas del distrito en Flamingo Road y Eastern Avenue antes de que sus hijos puedan ser inscritos en clases este año escolar.

Para Gonzalez, que vive con sus padres, hermano, cuñada y sobrina en la misma casa, el proceso ha creado confusión en los últimos días.

El lunes, el primer día de clases, la familia viajó a las oficinas del distrito y esperó, junto con otras familias, con la esperanza de poder inscribir a su sobrina.

Gonzalez calificó al proceso de espera fuera de las oficinas del distrito, junto con al menos un centenar de otros padres y niños, un desastre. En el calor del verano, y sin señales que les indicaran la dirección correcta sobre dónde podían obtener sus documentos notariados, la familia finalmente se fue y pagó para obtener su documento notariado en otro lugar.

“Nadie sabía lo que estaba pasando”, dijo. “No había nadie fuera para preguntar qué estaba pasando o a dónde ir ni nada”.

El distrito tenía 291,893 estudiantes inscritos en el primer día de clases, según el superintendente Jesús Jara. Ese número está por debajo de lo que el distrito había proyectado previamente, pero el portavoz del distrito, Tod Story, dijo que se espera que las familias continúen inscribiendo estudiantes durante toda la semana, y el distrito no espera certificar su inscripción oficial hasta el día de recuento en septiembre.

Story dijo que algunas familias pueden haber sido conscientes de los cambios o procrastinado en la presentación de la documentación requerida, creando un aumento de las inscripciones de última hora esta semana. Dijo que los equipos suplementarios estarían en las escuelas ayudando a los estudiantes a inscribirse y que ninguna familia debería pensar dos veces en presentarse en la escuela para inscribir a su hijo.

“Estamos dispuestos a trabajar con ellos, los queremos en la escuela”, dijo. “Lo solucionaremos para asegurarnos de que su hijo pueda inscribirse y participar”.

¿Por qué el proceso cambió?

Hasta el viernes, menos de un tercio de las familias que solicitaron algún tipo de cambio de declaración jurada residencial el año pasado han participado en el proceso actualizado este año, según Story.

El año escolar pasado, el distrito identificó 30 mil familias que habían participado, pero hasta el lunes, el distrito ha recibido 8,568 solicitudes de vivienda compartida o declaración jurada residencial.

Story dijo que la política de vivienda compartida se cambió en un intento de hacer el proceso más equitativo y para eliminar el sesgo o favoritismo sobre las solicitudes que fueron aprobadas. El cambio estaba destinado a ayudar a igualar el proceso a través de la junta para que las escuelas no terminan con demasiados estudiantes, o demasiado pocos.

“Por eso creemos que estamos viendo números más bajos porque se está haciendo de una manera más equitativa que antes”, dijo Story.

Pero Gonzalez considera que el proceso que ella y su familia tuvieron que soportar el lunes fue todo menos equitativo.

Su sobrina va a una escuela de bajos ingresos en el lado este donde muchos de los padres son personas de color. Muchos de ellos no hablan inglés y no tienen acceso a la tecnología ni acceden regularmente a sus correos electrónicos.

“No tienen a nadie con quien hablar. No saben usar internet”, dijo. “¿Cómo se supone que van a obtener información?”.

En un correo electrónico a las familias enviado el sábado, el distrito dijo que las familias que aún necesitan completar el registro en internet para la inscripción de los estudiantes deben hacer un reporte a las escuelas para recibir asistencia.

Las familias que pueden calificar para la vivienda compartida fueron contactadas durante el verano, y si un estudiante está en una situación de vivienda compartida, las escuelas pueden ayudar con el registro en línea y trabajarán directamente con la oficina de Shared Housing para ayudar a las familias con la información de inscripción requerida, escribió el distrito en su correo electrónico.

Pero Gonzalez dijo que su hermano fue a la escuela de su sobrina, Sunrise Acres Elementary, el viernes para resolver el problema. Los funcionarios de la escuela remitieron a la familia a Shared Housing, pero no proporcionaron detalles sobre qué documentos necesitaban enviar por correo electrónico para inscribirse.

El número telefónico de Shared Housing no fue contestado, dijo.

Finalmente, Gonzalez dijo que se enteró a través de un grupo privado de Facebook para los padres del distrito de cómo llegar a las oficinas de Shared Housing.

“No hay nadie que nos diga a dónde ir, qué hacer, qué papeles enviar”, dijo. “Mi sobrina se está perdiendo sus clases”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
 
El nuevo edificio de educación médica de la UNLV está casi terminado

Se espera que la construcción de la primera instalación permanente de la escuela de medicina de la UNLV termine a finales de octubre, y los estudiantes usarán el espacio a partir del semestre de primavera.

Junta Escolar del Condado Clark aprueba acuerdo de $95 mil con Jara

Después de un año en el que los administradores han estado constantemente en desacuerdo, la Junta Escolar del Condado Clark votó por unanimidad el jueves para pagar los honorarios del abogado del superintendente Jesús Jara por sus reclamos de un ambiente de trabajo hostil.