46°F
weather icon Clear

MATT Youmans/ Las Vegas Review-Journal – El Tiempo.

La saga de la reubicación de los Raiders se está convirtiendo en un tira y afloja. Por un lado Mark Davis, el propietario del aclamado equipo, tirando fuertemente para que el equipo se quede en Las Vegas, mientras que al otro extremo de la cuerda, el comisionado de la NFL Roger Goodell está explorando maneras de mantener el equipo en Oakland.

De acuerdo con un informe del San Francisco Chronicle, Goodell “ha estado realizando llamadas para empujar la idea y favorecer a un grupo de inversión predominantemente afroamericana, dirigido por la ex estrella de los 49ers Ronnie Lott, para que ayuden a construir un nuevo estadio para los Raiders de Oakland.”

En una visita el viernes a Las Vegas, Davis repitió su compromiso de trasladar la franquicia, siempre y cuando se apruebe un plan de financiación para un nuevo estadio techado. Mientras que Davis recoge el apoyo de algunos de los propietarios más poderosos de la liga, está quedando claro que Goodell podría ser su rival más fuerte.

Al tocar el tema, sobre el grupo liderado por Lott, Davis restó importancia a una pregunta sobre cómo el grupo podría potencialmente cambiar sus planes.

“Por un largo tiempo, hemos tratado de hacer algo en Oakland, y hasta la fecha no hemos podido llegar a nada”, dijo Davis. “Es un proceso político muy duro allá arriba.”

Por su parte, según los informes Goodell ha tratado de persuadir a la alcaldesa de Oakland Libby Schaaf para que considere el plan para la realización del estadio elaborado por Lott y su grupo de inversión. El grupo de Lott está interesado en ser dueño de una parte del equipo, pero no se sabe si Davis aceptaría la oferta. Según Forbes, los Raiders tienen un valor de $ 1,43 billones, la segunda franquicia en la NFL, con la valoración más baja.

“Me siento alentado por el equipo que (Lott) ha reunido,” Schaaf dijo a la Chronicle. “Mis recientes conversaciones con el comisionado Goodell y otros miembros me han dado la confianza para continuar con nuestras conversaciones, es el momento.”

Davis dijo que se está concentrando en el proceso político en Nevada y en una propuesta de que ofrece $ 1.4 billones y un estadio de 65.000 asientos cerca del Strip de Las Vegas. El proyecto se financiará a través de una asociación público-privada, que incluye a los Raiders, Las Vegas Sands Corp. y Majestic Realty. Alrededor de $ 750 millones provendrían de impuestos de habitación de hoteles y $ 650 millones provendrían de fuentes privadas.

“Hemos sido transparente en todo lo que hacemos”, dijo Davis. “Estoy concentrado en Las Vegas.”

El Review-Journal es propiedad de la familia de Las Vegas Sands Corp. Presidente y CEO Sheldon Adelson.

Contacto del reportero Matt Youmans en myoumans@reviewjournal.com o 702-387-2907. Siga en Twitter: @ mattyoumans247

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Messi rescata a Argentina del infierno y sigue de pie

LUSAIL, Qatar — Con la zurda providencial de Lionel Messi, Argentina amplió su paternidad sobre México en mundiales y se puso en línea para los octavos de final.

Las Aces se mantienen ocupadas aquí y en el extranjero

La comunicación entre el equipo y sus jugadoras en todo el mundo es solo uno de los desafíos únicos a los que se enfrentan los equipos de la WNBA. Sin embargo, Plaisance asegura que el chat del grupo de las Aces sigue activo.

Valencia anota otra vez y Ecuador empata 1-1 con Holanda

DOHA — De la mano del infalible Enner Valencia, que acudió nuevamente a su cita con el gol, Ecuador dio un paso importante hacia la clasificación a la segunda ronda de la Copa Mundial al empatar 1-1 con Holanda tras quedar tempranamente abajo en el marcador.

España baila a Costa Rica con goleada histórica, 7-0

DOHA — En un debut casi que perfecto, España firmó una goleada histórica que dejó en claro sus intenciones en la Copa Mundial.

Jugadores alemanes se cubren la boca en protesta contra FIFA

DOHA — Los jugadores de la selección de Alemania se taparon la boca en la foto de equipo, antes de su primer partido en el Mundial, en una aparente protesta contra las acciones de la FIFA acerca de sus planes de portar un brazalete antidiscriminación contra la anfitriona Qatar.