107°F
weather icon Mostly Clear

Los vínculos con LV, decisivos para que los Mavericks lleguen a las Finales de la NBA

Patrick Dumont ha disfrutado enormemente de los playoffs, de cómo su equipo, los Dallas Mavericks, ha trabajado para situarse a cuatro victorias de un campeonato de la NBA. Cómo los jugadores realmente se preocupan por el camino.

También hay un giro diferente en las cosas. Uno local.

Dallas tiene tres jugadores -Jaden Hardy, Derrick Jones Jr. y P.J. Washington- con vínculos directos con el básquetbol de Las Vegas.

Todos tienen experiencia de preparatoria o universitaria en el sur de Nevada.

“Ha sido increíblemente emocionante”, dijo Dumont, el gobernador del equipo y presidente y director de operaciones de Las Vegas Sands Corp. “Cuando empezamos a pasar tiempo con el equipo, fue muy divertido saber que teníamos gente de nuestra ciudad. Eso demuestra la calidad y el carácter de los atletas que produce Las Vegas”.

“Tres jugadores de uno de los mejores equipos de la NBA salieron todos de nuestra comunidad. Esto demuestra la fuerza de los programas deportivos de Las Vegas. Demuestra la atención que se presta a los logros de los jóvenes, y demuestra el alto carácter de las personas que proceden de nuestra comunidad. Son grandes chicos y grandes jugadores”.

“Es realmente único y una gran historia. No se me ocurre ningún otro equipo de la NBA en el que haya ocurrido esto. Creo que es fascinante. Demuestra que son grandes jugadores, pero también de lo que es capaz nuestra comunidad”.

Y ahora, tras una impresionante trayectoria en la Conferencia Oeste en la que los Mavericks se deshicieron de los Clippers, los Thunder y los Timberwolves, Dallas se enfrentará a los Celtics en las Finales de la NBA.

El primer partido se jugará el jueves en Boston.

‘Para nuestros fans’

Dumont dijo que lo que más le impresiona es ver todo el trabajo duro necesario para generar semejante racha de playoffs, el tiempo y el esfuerzo que han exhibido el director general Nico Harrison y el entrenador Jason Kidd. También el de los jugadores, desde las estrellas Luka Doncic y Kyrie Irving hasta el último reserva.

Fue Dumont quien sostuvo en alto el trofeo de campeón de la Conferencia Oeste después de que los Mavericks eliminaran a Minnesota en cinco partidos el jueves.

“Lo hicimos por la ciudad de Dallas y por nuestros fans”, dijo en el podio.

La NBA aprobó en diciembre la venta de la participación mayoritaria en los Mavericks de Mark Cuban a las familias de la doctora Miriam Adelson y Sivan y Patrick Dumont por unos 3,500 millones de dólares.

Patrick Dumont habló el viernes sobre lo que ha significado para él personalmente la búsqueda de los playoffs.

“Solo crear este resultado y ver a grandes personas desarrollarse, evolucionar y competir”, dijo. “Estas fueron series (de la Conferencia Oeste) realmente desafiantes.

“Después de la fecha límite de traspasos, la composición del equipo cambió. Trajimos algunos jugadores nuevos, que se integraron y mira el éxito que ha tenido este equipo trabajando tan bien juntos. Ha sido lo mejor que he visto”.

¿Alguna opinión sobre los Celtics?

“Son un gran equipo, con el mejor récord de la NBA”, dijo Dumont. “Va a ser una serie emocionante y fantástica para el básquetbol. Si te gusta el básquetbol, aquí lo tienes”.

Y si te gusta la idea de los lazos locales, también lo es.

A continuación, te presentamos a los tres jugadores que una vez llamaron al básquetbol de Las Vegas su hogar:

Jaden Hardy

Fue una estrella en Coronado High que eligió la G League en lugar de la universidad. Ha aprovechado con creces tal decisión.

Hardy fue seleccionado por Sacramento en la segunda ronda del draft de 2022 e inmediatamente traspasado a los Mavericks, donde el escolta de 6.3 pies de altura se ha labrado un papel y se ha encontrado en la rotación de los playoffs.

“Simplemente estoy tratando de aportar energía y aportar otro elemento al equipo que nos haga diferentes y tratar de hacer esta carrera de campeonato”, dijo Hardy a los reporteros durante las finales de la Conferencia Oeste. “Solo estar ahí fuera. Me siento confiado con ellos. Luka y Kyrie confían en mí con el balón. Cuando me dicen que vaya, voy. Así que no tengo miedo de nadie”.

Ha promediado 13.5 minutos y 7.3 puntos durante la temporada regular y anotó 13 en el cuarto partido contra Minnesota. También ha visto cifras dobles en minutos en cinco de los últimos siete partidos.

Hardy es el hermano menor del exjugador de UNLV Amauri Hardy. Jaden promedió 30.4 puntos, 9.1 rebotes y 8.4 asistencias como junior en Coronado, cuando fue nombrado Jugador Gatorade del Año en Nevada y Atleta Masculino del Año por el Review-Journal.

Con los Ignite de la G League, promedió 17.7 puntos, 4.6 rebotes y 3.2 asistencias.

“Creo que se ha adaptado muy bien a los Mavericks”, afirma Ramsey Hardy, padre de Jaden. “Es un gran logro estar en las Finales y jugar. Esta ha sido la mejor organización para su juego”.

“Para él, jugar a las órdenes de un miembro del Salón de la Fama como Jason Kidd es una bendición. No se puede pedir nada mejor. Solo tiene 21 años. Solo va a mejorar. Es el sueño de todo niño que juega”.

Derrick Jones Jr.

Hablando de negociaciones.

El exjugador de la UNLV firmó con los Mavericks en agosto por el mínimo de la liga, unos dos millones de dólares. Sin duda se ha ganado el sueldo.

Esta temporada, Jones ha conseguido récords de minutos, anotaciones, triples y porcentaje de triples, siendo un veterano de 27 años que no fue reclutado y que está en su quinto equipo de la NBA. Pero ninguno ha encajado como este. Ninguno ha revelado su capacidad polivalente como con los Mavericks.

Dallas puede contar ahora con Jones en ambos extremos del piso. Está lejos de ser solo el jugador de tiros de altos vuelos que la mayoría asociaba a su época con los Rebels (con los que pasó una temporada) y al principio de su carrera profesional.

Es un tapón defensivo de 6-6 que se ha enfrentado a algunas de las mayores estrellas de estos playoffs. Puede defender (y ha defendido) todas las posiciones en un momento u otro de su carrera en la NBA.

“Derrick se dio cuenta muy pronto, no solo por su abrumadora capacidad atlética, sino porque simplemente tenía instinto para el juego”, dijo el entrenador de Bowling Green, Todd Simon, que entrenó a Jones en la UNLV. “Siempre iba a ser un defensor devastador, pero luego llegaron su tiro y su olfato ofensivo. No es fácil jugar al lado de grandes jugadores”.

“Siempre iba a tener un papel de élite. Algunos no pueden hacerlo a un alto nivel sin el balón. Él sí podía. Simplemeente era capaz de hacer que ocurrieran cosas y de influir en el juego. Hizo una fantástica segunda parte de su única temporada (en la UNLV) y se puso en fila para ser profesional”.

Jones promedió 11.5 puntos en casi un 60 por ciento de tiro para los Rebels en 2015-16.

P.J. Washington

Dumont habló de la fecha límite de comercio.

Bueno, los Mavericks realmente lograron uno con Washington, un exjugador destacado en Findlay Prep.

Fue adquirido de Charlotte en febrero. En ese momento, Dallas tenía problemas con su juego interior, especialmente en el rebote y la defensa. Washington ayudó a cambiar todo para los Mavericks. Es el factor X.

Su capacidad para defender múltiples posiciones ayudó a convertir a Dallas en uno de los 10 mejores equipos defensivos desde el traspaso. Y lo que es más importante, Washington ha convertido lo que era un punto débil (el tiro a distancia) en un punto fuerte. Es más que un eficaz secundario para los papeles principales de Doncic e Irving.

Washington, de 25 años, viene de promediar 12 puntos y seis rebotes contra Minnesota. En una serie previa de seis partidos contra Oklahoma City, anotó al menos 21 puntos en tres ocasiones.

“No diría que estoy sorprendido en absoluto”, dijo Rodney Haddix, quien fue entrenador asistente en Findlay Prep durante el tiempo que Washington estuvo allí. “Siempre fue un gran trabajador y quería alcanzar todas esas metas. Entiende su papel, sus habilidades, lo que aporta como jugador de básquetbol”.

“Me encantó el traspaso cuando se produjo. Quería hacerlo bien (en Dallas) y obviamente lo ha hecho. Al jugar junto a Luka y Kyrie, es capaz de meterse en la zona y anotar sus tiros. Su tiro ha mejorado mucho”.

Haddix recuerda una noche en la que estaba haciendo un ejercicio con Washington, que no podía hacer cinco tiros seguidos desde todos los puntos asignados en el piso.

“Pero nunca se rindió”, dijo Haddix. “No es de los que se rinden. Los chicos de entonces querían ser profesionales, así que los tratábamos como tales. No se les echaba polvo mágico. Había que trabajar, y él (Washington) era muy trabajador y un gran compañero de equipo”.

LO ÚLTIMO