105°F
weather icon Clear

Tony Spilotro y el misterio del cuerpo del Lago Mead en un barril

Nota del editor: Este reportaje apareció por primera vez en DailyMail.com

Cuando los mafiosos entierran sus secretos, esperan que permanezcan ocultos.

Normalmente, tienen razón.

Pero a medida que el Lago Mead de Nevada, devastado por la sequía, retrocede y la luz del sol brilla en sus fangosas profundidades por primera vez en décadas, puede que estemos echando un vistazo a la oscura y sórdida historia de la mafia de Las Vegas, que se encuentra a solo 30 millas de distancia.

El 1º de mayo se descubrieron los restos de un cuerpo humano descompuesto metido dentro de un barril de metal corroído, atascado en el fango del Lago Mead.

El espeluznante hallazgo tiene toda la pinta de ser un golpe del crimen organizado.

La policía dice que a la víctima le dispararon en la cabeza, al estilo de una ejecución, y la metieron en el barril, un método históricamente utilizado por la mafia para deshacerse de los cadáveres.

Los asesinos transportaron el barril en barco varios cientos de metros hasta el lago y lo arrojaron en lo que entonces eran 30 metros de agua.

Allí permaneció en el fondo del lago, hasta ahora.

El muerto ya habla, dando pistas sobre quién pudo ser, por qué lo mataron y por quién.

Los detectives confirmaron que el cadáver aún tenía una camisa, un cinturón y unos zapatos pegados a los restos.

Determinaron que la ropa se compró entre mediados y finales de la década de 1970 en una tienda de descuento Kmart, lo que dista mucho de ser la vestimenta elegida por un mafioso de alto nivel y preocupado por la moda.

La cronología sugiere que el asesinato se produjo entre los años 70 y principios de los 80, coincidiendo con el periodo más violento del pasado de Las Vegas, una época de crímenes callejeros y asesinatos del crimen organizado sin precedentes.

Nuestra investigación ha encontrado tres posibles víctimas que podrían ser el cuerpo del barril.

Los tres hombres, cada uno con vínculos con la mafia, desaparecieron en esa época y sus cuerpos nunca se encontraron.

La mayor parte de las especulaciones se han centrado en George “Jay” Vandermark, un estafador de máquinas de juego en el que la mafia confiaba para supervisar el funcionamiento de sus máquinas tragamonedas en el casino Stardust del Strip de Las Vegas, es decir, antes de que los traicionara.

La mafia lo quería muerto, pero dudamos que sea él quien esté en el Lago Mead.

Está William Crespo, un traficante de drogas que se convirtió en evidencia del Estado después de que lo detuvieran por traficar cocaína. Estaba fijado para testificar contra un antiguo empleado de una empresa de casinos controlada por la mafia, pero nunca llegó a juicio.

Y nuestro principal candidato para el hombre del barril es Johnny Pappas, nativo de Chicago y veterano anfitrión de casinos de Las Vegas.

Podemos ubicarlo razonablemente -en virtud de que es propietario de un barco en el lago Mead- en la escena del vertedero en torno al momento en que pudo producirse el asesinato.

El hilo que une a estos tres hombres es que todos ellos estaban vinculados a la operación más poderosa de la mafia de Las Vegas de aquella época: Argent Corp., una empresa tapadera de una operación de crimen organizado que dirigía algunas de las principales operaciones de juegos de Las Vegas.

Y si esa teoría se mantiene, también puede llevarnos a un probable asesino. Uno de los ejecutores más notorios de la historia de la mafia, Tony Spilotro.

Este despiadado asesino cobró vida como el ficticio Nicky Santoro, interpretado por Joe Pesci, en el clásico del cine de la mafia de 1995, “Casino”.

Spilotro fue considerado sospechoso -como autor o director- en casi 20 asesinatos y desapariciones relacionados con la mafia entre 1975 y 1977.

Su arma preferida era una pistola del calibre 22, equipada con un supresor, que disparaba a la cabeza de la víctima.

Argent Corp. y el baño de sangre de Las Vegas

Desde la llegada de la mafia a Las Vegas en la década de 1940, la ciudad fue considerada por los jefes del crimen estadounidense como una “ciudad abierta”, un lugar donde las familias del crimen acordaron no luchar por el territorio, como solían hacer en ciudades como Nueva York y Chicago.

La idea era que el crimen organizado pudiera compartir una fuente rebosante de dinero procedente de las operaciones legítimas de juegos.

En la década de 1970, el Chicago Outfit, un sindicato del crimen organizado con sede en Illinois que se remontaba a los tiempos de Al Capone en la década de 1920, estableció una importante presencia en la ciudad tras consolidar su poder durante décadas.

Argent Corp. se había convertido en una empresa importante en Las Vegas, propietaria de los hoteles-casino Stardust, Hacienda y Marina en el Strip, y del Fremont en el centro.

Frank “Lefty” Rosenthal, interpretado como Sam “Ace” Rothstein por Robert De Niro en “Casino”, fue contratado para dirigir el Stardust, la joya de la corona del imperio criminal de Argent.

La mafia robaba (o descremaba) un porcentaje de esos ingresos y los entregaba a los jefes del crimen de Chicago, Kansas City, Milwaukee y Cleveland.

El “skimming” funciona ocultando los ingresos legítimos al gobierno federal y evitando así los impuestos.

Pero la relativa libertad de la mafia en Las Vegas empezó a erosionarse a medida que las fuerzas del orden estatales y federales intensificaron su control de los casinos.

La compra de complejos turísticos del Strip por parte de las empresas expulsó a muchas antiguas figuras del crimen con participaciones ocultas. Con la pérdida de influencia de la mafia, los ladrones principiantes y los buscavidas que antes temían la ira de los mafiosos se mudaron a la ciudad e incluso entraron en los casinos para operar.

El resultado fue una oleada de delitos perpetrados por estafadores, ladrones, pirómanos, timadores, corredores de apuestas sin licencia, chantajistas, proxenetas, vendedores ambulantes y traficantes de drogas.

La mafia, haciendo caso omiso de la sabiduría convencional de evitar el asesinato de personas en la “ciudad abierta”, reaccionó violentamente y las víctimas empezaron a desaparecer sin dejar rastro.

En 1974, Los Angeles Times reportó que, entre 1971 y 1974, en Las Vegas se produjeron más asesinatos de pandillas que en los 25 años anteriores juntos.

George “Jay” Vandermark, el estafador de las tragamonedas

Cuando se conoció la noticia del cadáver en el barril del Lago Mead, el primer nombre que les vino a la mente a muchos veganos de toda la vida fue el de George “Jay” Vandermark, que desapareció en 1976 mientras era perseguido por el Outfit.

Vandermark fue contratado por “Lefty” Rosenthal en 1974 para supervisar las máquinas tragamonedas del Stardust y de los otros tres casinos controlados por Argent, pero en realidad estaba allí para dirigir su operación de skimming.

Vandermark facilitó la sustracción de monedas por valor de entre siete y 15 millones de dólares de las máquinas tragamonedas. Pero la Junta de Control de Juegos de Nevada descubrió la operación en 1976.

Los reguladores de juegos de Nevada llamaron a declarar a Vandermark como testigo del delito y este huyó a Mazatlán, México. Se rumorea que acabó en Costa Rica.

Las cosas empeoraron para Vandermark porque el Outfit sospechaba que solo les había dado cuatro millones de dólares de la operación de skimming y que se había embolsado tres millones.

Durante un tiempo, el hijo de Vandermark, Jeff, que trabajaba con la junta de juegos, se comunicó con su padre, del que dijo que podría estar dispuesto a volver a declarar.

Pero Vandermark fue visto por última vez en un hotel de Phoenix en septiembre de 1976. Nunca llegó al juicio.

En “Casino”, el personaje John Nance, vagamente basado en Vandermark, se esconde en Costa Rica, donde es ubicado y asesinado a tiros por un sicario de la mafia armado con una pistola del calibre 22.

Sin embargo, basándose en el testimonio del tribunal federal, el sicario del Outfit convertido en testigo, Nick Calabrese, afirmó haber aclarado el misterio que rodea a Vandermark.

Calabrese dijo que el Outfit se enteró de que Vandermark se escondía en un hotel de lujo de Phoenix, el Arizona Manor, propiedad del asociado del Outfit Emil Vaci.

Enviaron a los sicarios John Fecarotta y Jimmy LaPietra a reunirse y matar a Vandermark. La pareja enterró su cuerpo en el desierto de Arizona, dijo Calabrese.

El cuerpo de Vandermark nunca se ha encontrado.

En abril de 1977, su hijo Jeff fue encontrado asesinado en su apartamento de Las Vegas. La policía de Las Vegas investigó, arrestó a un sospechoso y concluyó con certeza que el motivo era el robo y no estaba relacionado con las actividades de su padre.

William Crespo, el traficante de drogas convertido en rata

William Crespo era un antiguo residente de Puerto Rico, que fue arrestado por agentes federales en Las Vegas en 1982 tras ser sorprendido volando desde Miami con cocaína por valor de 400 mil dólares.

Muchos detalles sobre este hombre se han perdido en la historia, pero es posible que tuviera algún conocimiento valioso sobre el caso Argent skimming.

Dadas las pruebas contra él, Crespo aceptó una oferta de inmunidad para convertirse en informante federal y testigo protegido para testificar sobre la multimillonaria red de drogas en la que estaba implicado.

El gobierno de Estados Unidos gastó 13 mil dólares en su traslado y gastos de manutención. Y su testimonio ante un gran jurado federal contribuyó al arresto de 10 acusados, entre ellos Victor Greger, antiguo ejecutivo de Argent.

Entonces, Crespo, que debía comparecer en el juicio, desapareció en junio de 1983.

Al no presentarse Crespo, el juez federal no tuvo más remedio que retirar los cargos contra siete acusados, que se declararon inocentes.

Johnny Pappas, el dueño del bote del Lago Mead

Johnny Pappas es el principal candidato para ser la víctima del asesinato del barril, debido a varios factores clave, como reportó recientemente el veterano periodista de Las Vegas John L. Smith, que lo conoció de niño.

“Johnny Pappas, nacido Panagiotakos si no recuerdo mal, encontró empleo en la industria de los casinos en el Castaways, el Hilton de Las Vegas y el Caesars Palace”, escribió Smith para The Nevada Independent. “A mediados de la década de 1970, Pappas dirigía el Echo Bay Resort de Lake Mead, un proyecto financiado por el Teamsters Central States Pension Fund, para la Argent Corporation”.

El Echo Bay Resort, ahora cerrado, era un hotel y un embarcadero.

Pappas también era dueño de un barco atracado en el lago Mead.

El 18 de agosto de 1976, el día de su desaparición, Pappas le dijo a su esposa que iba al restaurante Jojo’s, ubicado en 1531 de Las Vegas Blvd. South, cerca del centro de Las Vegas, para reunirse con alguien interesado en comprar su barco.

Cuatro días después, su auto fue visto en el estacionado del casino Circus Circus en el Strip.

La policía, que confirmó que Pappas tenía conexiones con el crimen organizado, investigó su desaparición pero no encontró ningún rastro de él.

¿Temía el Outfit que Pappas pudiera tener algo que revelar sobre los detalles que entonces se estaban desvelando sobre el robo en los casinos Argent? Si es así, tenían un motivo para eliminarlo.

No sería muy exagerado especular con la posibilidad de que le atrajeran a su muerte estableciendo el engaño de un posible comprador de su barco.

Después de que teóricamente lo mataran y lo metieran en un barril, no habría hecho falta mucho para deshacerse de su cuerpo, quizás usando su propia embarcación.

Tony Spilotro, el ejecutor de la mafia

Si la víctima del barril era Pappas, Crespo o incluso Vandermark, entonces el director del asesinato del Lago Mead bien pudo haber sido Tony Spilotro.

El Outfit lo envió a Las Vegas en 1971 para vigilar sus intereses secretos en los casinos. Pronto se expandió a los circuitos callejeros con su pandilla de ladrones, corredores de apuestas, esgrimistas de joyas y sicarios.

A mediados de los años 70, Spilotro trabajó detrás de escenas para asegurarse de que los millones en efectivo desviados de los casinos de Las Vegas llegaran a las familias del crimen de Chicago, Kansas City, Milwaukee y Cleveland.

Y los presuntos golpes de la mafia se producían en todo el país en esa época. En 1977, agentes del FBI de Las Vegas, Los Ángeles, Chicago, Detroit y Nueva York se reunieron en San Diego para discutir una desconcertante racha de casi dos docenas de supuestos asesinatos por encargo en todo el país.

Cada una de las víctimas murió por un método común: uno o más disparos casi a quemarropa en la cabeza con una pistola del calibre 22, un instrumento favorito de los sicarios porque las balas entran en el cráneo sin salpicar sangre y materia cerebral.

Arrestado una y otra vez, y a veces llevado a juicio, Spilotro nunca fue condenado por un homicidio.

Pero sus colegas del Outfit, cansados del alto perfil de Spilotro y de sus constantes problemas legales, lo mataron a golpes a él y a su hermano Michael en los suburbios de Chicago en 1986.

Enterraron a los hermanos, sin barriles, en un maizal de Indiana.

La oficina forense del Condado Clark calcula que podría tardar hasta un año en identificar el cuerpo del barril. La investigación incluirá el examen del ADN familiar. Mientras tanto, seguiremos investigando para resolver este misterio.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Indultan a la asesina del “mostrar y contar” de Las Vegas

Tras pasar 21 años entre rejas y casi 15 en libertad condicional, la asesina del “mostrar y contar” de Las Vegas, Sandy Shaw, recibió el martes el indulto de la Junta Estatal de Comisionados de Indultos.

Producen arresto por el tiroteo mortal de Fremont Street Experience

La policía de Las Vegas arrestó a un sospechoso de 16 años que, según alegan, disparó mortalmente a un hombre e hirió a un transeúnte a principios de este mes en Fremont Street Experience.

Paciente de UMC apuñala mortalmente a uno y hiere a otro

La policía de Las Vegas dice que un paciente del University Medical Center apuñaló a otros dos pacientes dentro del hospital el jueves temprano, matando a uno.