82°F
weather icon Clear

Sentencian a hombre por muerte de niña en tiroteo a casa equivocada en NLV

Más de cinco años después, los hermanos sobrevivientes de una niña de 11 años que fue asesinada cuando su casa en North Las Vegas fue atacada por error en un tiroteo relacionado con pandillas aún no pueden tolerar estar en habitaciones con ventanas ni el sonido de fuegos artificiales.

“No puedo siquiera decirles a mis niñas ‘vamos a casa’”, dijo su madre, Anabel Sarabia, durante la sentencia de uno de los hombres que admitió su papel en la muerte de Angelina Erives. “Tienen miedo porque estábamos en casa”.

La jueza de distrito Michelle Leavitt sentenció el miércoles a Jarquan Tiffith, de 26 años, a una pena de 35 años a cadena perpetua en una prisión de Nevada por la muerte de la joven víctima.

Cuarenta y tres balas destrozaron la paz de la familia en el tiroteo del 1° de noviembre de 2018 que mató a Angelina, quien estaba sentada en la mesa de la cocina, ayudando a su hermana de 14 años con un proyecto de ciencias de la escuela, según la policía de North Las Vegas.

Su hermana adolescente, su hermana menor y sus padres no resultaron heridos. La madre en duelo se recompuso para leer una declaración antes de que Leavitt dictara la sentencia.

“Mi bebé no merecía esto”, dijo, sollozando. “Era buena, demasiado buena, y todo lo que me dejó fueron recuerdos”.

Casos pendientes

Después del tiroteo, la policía de North Las Vegas arrestó a cuatro sospechosos, mientras que un quinto –Guy Lee Banks III, de 19 años– fue fatalmente baleado después de que un vecino disparara al vehículo de fuga mientras huían de la escena.

El tiroteo formó parte de una represalia frustrada de una pandilla, según los documentos policiales, que indicaban que la casa de las víctimas estaba cerca de “una conocida casa de pandillas”.

Los fiscales del Condado Clark inicialmente buscaron la pena de muerte para Tiffith e Isaac George, dos de los tres agresores identificados, pero Tiffith se declaró culpable de homicidio y otros cargos relacionados con el tiroteo a finales de abril, días antes de que comenzara un juicio, según los registros judiciales.

El tercer agresor, Damion Dill, se declaró culpable en 2019 de homicidio en primer grado. Como era menor en ese momento, los fiscales acordaron una sentencia de 20 a 50 años de prisión.

George, de 25 años, y conductor del vehículo de fuga; y Erin Deshawn Lynn Hines, de 23 años, todavía esperan juicio por cargos de homicidio y armas. Permanecen encarcelados en el Centro de Detención del Condado Clark.

‘El mal llamó a mi puerta’

Los seres queridos de Angelina señalaron que ella habría sido una estudiante de último año en el próximo año escolar. Era amable, desinteresada y divertida, dijo su hermana, Dayanara Erives, al tribunal, llorando. Angelina era “la niña más feliz del mundo” cuando comía una bolsa de Hot Cheetos, añadió.

Anabel Sarabia dijo que el trágico día de noviembre destrozó a su familia. No puede sacárselo de la cabeza.

“Nunca olvidaré gritar ‘¡agáchense, agáchense!’ y mi bebé nunca se agachó”, sollozó. “Como madre, mi trabajo era protegerlos: fallé, fallé porque no pude detener a personas como tú”.

Agregó: “El mal llamó a mi puerta, y nunca habíamos hecho nada malo”.

La madre dijo que perdonaba a Tiffith, quien se disculpó con la familia antes de ser sentenciado.

“No puedo salvarte, todo lo que puedo hacer es rezar por él”, dijo Anabel Sarabia. “Realmente espero que hagas algo de ti mismo ahí dentro, ya que mi pequeña no puede”.

Un serio Alberto Sarabia dijo que desearía tener la determinación de su esposa, y agregó que llevará su enojo como padre en duelo hasta el día en que muera.

“Cosechas lo que siembras”, le dijo a Tiffith, y luego se dirigió a Leavitt. “No hay remordimiento… Tienes mejor juicio del que yo jamás tendré”.

Repetidamente dijo “4,295” —el número de días que Angelina estuvo viva.

“Espero que un día te des cuenta de cuánto daño nos has hecho a mí y a mi familia”, dijo Erives. “Y cómo nos dejaste incompletos”.

LO ÚLTIMO