80°F
weather icon Clear

Pareja denuncia brutalidad policial en Las Vegas durante una protesta en el Strip

ActualizadoJune 2, 2022 - 11:54 am

Una pareja del Condado Clark alega que fue víctima de brutalidad policial mientras presenciaba una protesta en el Strip contra el uso excesivo de la fuerza, según una demanda presentada la semana pasada contra el Departamento de Policía Metropolitana.

La noche del 31 de mayo de 2020, los manifestantes se habían reunido en Las Vegas, al igual que en todo el país, para marchar y protestar por el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis, junto con otros casos de brutalidad policial.

Pero Peter y Maria Lykins solo habían conducido hasta el Strip para recoger al hijo de ella, que antes había sido rodeado y detenido por los agentes, cuando la pareja recibió disparos con bolas de pimienta y balas de goma cuando intentaba alejarse, según la demanda presentada en el Tribunal de Distrito del Condado Clark.

Michael Rogers, Nikita Wright y su hijo de nueve años, que tampoco participaban en la manifestación, se vieron atrapados en un atasco provocado por la protesta cuando Rogers puso una canción en el estéreo de su auto que fue descrita como “crítica” a la policía, según una demanda federal presentada el martes.

Los agentes de la policía se abalanzaron sobre la familia y la sacaron del coche “sin justificación alguna”, según la demanda, que añade que Rogers fue encarcelado hasta la noche siguiente por un delito menor de “no dispersarse” que ya fue retirado.

Según la demanda, el niño sufrió “magulladuras y dolores en el pecho debido a que los agentes lo sacaron de su asiento cuando aún llevaba puesto el cinturón de seguridad”.

Pareja detenida

La multitud que recorría las aceras de Las Vegas Boulevard se había dispersado en su mayor parte cuando se produjo el supuesto incidente cerca del MGM Grand, según un video que grabó la mujer. El tránsito de vehículos parecía detenido y se podía ver a un par de agentes esposando a alguien en el suelo.

La demanda, en la que se alega fuerza excesiva, falta de intervención, negligencia, agresión y arresto falso, sostiene que los agentes de la Policía Metropolitana tomaron represalias después de que María Lykins empezara a grabarlos, y después de que su esposo empezara a gritar insultos a los agentes después de que le dispararan.

La demanda nombra al departamento y a agentes no identificados. Los representantes de la Policía Metropolitana no quisieron hacer comentarios.

El video de dos minutos compartido con el Las Vegas Review-Journal el martes muestra el momento en que aparentemente estallan bolas de pimienta alrededor de los Lykins, incluso cuando se dirigen a un paso elevado peatonal cerca de Park Avenue.

Las bolas de pimienta son cápsulas que contienen polvo de Oleoresina Capsicum, un irritante para los ojos.

La demanda cita la política de la Policía Metropolitana, que señala que solo se puede usar este tipo de proyectiles con el permiso de un comandante de incidentes “en respuesta a una amenaza o daño inminente”.

Después de ser golpeado, Peter Lykins empezó a maldecir a los agentes, diciéndoles que era un veterano de combate. Él y su esposa continuaron alejándose mientras salían más disparos a su alrededor, según muestra el video.

Los agentes dispararon otra andanada de balas de pimienta desde el nivel de la calle hacia las escaleras y la escalera mecánica que conducen al puente, según la demanda.

“Ninguno de los agentes de la zona… siguió a Pedro y María por las escaleras mecánicas, y no les dijo que se detuvieran o volvieran al lugar”, dice la demanda.

La pareja siguió hacia su auto antes de que una van se detuviera cerca de Flamingo Road, y media docena de agentes salieron para arrestar a Peter Lykins.

“Ya dolorido por los disparos y temeroso de que los agentes fueran a agredirlo y maltratarlo aún más, se tiró al suelo”, decía la demanda.

Una foto incluida en la denuncia mostraba dos moretones en la espalda de Peter Lykins.

Veterano de combate de los marines, con antecedentes de trastorno de estrés postraumático, llevaba ocho años sobrio, según la demanda.

“Sin embargo, como causa directa y próxima de las acciones de los demandados, el trastorno de estrés postraumático de Peter se desencadenó, y tuvo una recaída y empezó a beber de nuevo”, decía la demanda.

Sufre de convulsiones tras una operación cerebral cuando estaba en el ejército, según la demanda, y el encuentro con la policía le provocó un aumento de las convulsiones “graves”.

Maria Lykins empezó a grabar el arresto, pero un agente la “apartó”, la tomó de los brazos y le quitó el teléfono, según la demanda.

Peter Lykins no se resistía y estaba tumbado en el suelo cuando los agentes “se arrodillaron sobre él, le arrancaron las articulaciones de las muñecas y los hombros, (y) usaron otras aplicaciones dolorosas de la fuerza sobre él”, alega la demanda.

La pareja fue arrestada, pero no se les dijo por qué ni por qué cargos hasta que comparecieron ante el tribunal al día siguiente, según la demanda.

Maria Lykins se enfrentó inicialmente a un cargo de no dispersarse, mientras que su esposo fue fichado por un cargo de provocar el quebrantamiento de la paz, ambos delitos menores, según los registros del Tribunal de Justicia de Las Vegas. La fiscalía del Condado Clark se negó a procesar y los casos se retiraron desde entonces, según los registros.

La abogada Lisa Rasmussen los representó en la causa penal y también los representa en la demanda, según la cual pasaron la noche en el Centro de Detención del Condado Clark.

Rasmussen dijo que “confiaba” en que la demanda se llevaría a juicio o en que habría una resolución positiva para sus clientes. Rasmussen no puso a sus clientes a disposición para que hicieran comentarios.

Además de una indemnización económica, la demanda pretende que se declare que los agentes de la Policía Metropolitana violaron los derechos constitucionales de la pareja y que se dicte una “orden judicial permanente” que prohíba al departamento usar balas de pimienta, balas de goma y “otros proyectiles contra manifestantes pacíficos, transeúntes pacíficos y otras personas que participen pacíficamente en una conducta protegida por la Primera Enmienda”.

“Debiste haber pensado en eso”

A última hora de esa noche, Rogers, Wright y su hijo se dirigían a su casa cuando se encontraron con un control policial cerca de Tropicana Avenue, según la demanda.

Cuando Rogers vio que los agentes abordaban a alguien, puso la canción antes de que media docena de agentes se abalanzaran sobre el coche, según la demanda.

El incidente fue grabado por las cámaras corporales de los agentes, según la demanda.

A Wright la ataron con correas, y cuando le dijo a un agente que no había hecho nada malo y que su hijo estaba en el auto, este supuestamente le respondió: “Debiste haber pensado en eso”, escribieron los abogados en la demanda.

“Hubo algunos momentos en los que no pudo ver a su hijo porque estaba rodeado de agentes; solo pudo escucharlo gritar y llorar”, dice la demanda.

Luego le dijeron que se fuera, pero Rogers fue detenido.

“Uno de los agentes le estranguló el cuello mientras lo ponía boca abajo en el vehículo”, alega la demanda. “Conmocionado, aturdido y confundido, el señor Rogers se retorció mientras lo estrangulaban antes de acatar y calmarse al darse cuenta de que los agentes habían agarrado a su hijo”.

Cuando expresó su preocupación por el niño, los agentes lo amenazaron con usar una pistola eléctrica, alega la demanda.

En la demanda, que alega violaciones constitucionales, se cita al alguacil del Condado Clark, Joe Lombardo, a los agentes Alfredo Quintero y Praveen Raj, y a cuatro agentes no identificados.

“Este tipo de conducta de las fuerzas del orden es inconstitucional y no debería tolerarse en una sociedad que se supone que valora la igualdad y la libertad frente a los abusos del gobierno”, escribió la abogada de la pareja, Maggie McLetchie, en un correo electrónico. “Es irónico que la Policía Metropolitana haya reaccionado a los llamados a la responsabilidad con una hostilidad manifiesta”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Indultan a la asesina del “mostrar y contar” de Las Vegas

Tras pasar 21 años entre rejas y casi 15 en libertad condicional, la asesina del “mostrar y contar” de Las Vegas, Sandy Shaw, recibió el martes el indulto de la Junta Estatal de Comisionados de Indultos.

Producen arresto por el tiroteo mortal de Fremont Street Experience

La policía de Las Vegas arrestó a un sospechoso de 16 años que, según alegan, disparó mortalmente a un hombre e hirió a un transeúnte a principios de este mes en Fremont Street Experience.