107°F
weather icon Partly Cloudy

‘Mi hijo no se lo merecía’: Familia llora por adolescente asesinado, hoy se celebra una vigilia

Es la peor pesadilla de una madre. Laquinna Wiggins dijo que se siente “inexplicable” después de que su hijo Omarion Wilson, de 17 años, fuera asesinado a tiros durante una fiesta de cumpleaños en un hotel el sábado por la noche.

“No estoy nada bien”, dijo Wiggins, de 44 años.

Wiggins y el resto de la familia y amigos de Wilson estaban luchando para sobrellevar la repentina pérdida del adolescente de North Las Vegas que, según dijeron, amaba estar rodeado de gente y estaba entusiasmado con su baile de graduación de preparatoria este sábado.

Wilson jugaba de middle linebacker en el equipo de fútbol americano de Legacy High School de North Las Vegas, donde cursaba el último año.

Una vigilia se llevará a cabo en el campo de fútbol americano en Legacy a las 3:30 p.m. el miércoles, dijo Wiggins.

“Omarion era un chico especial y trajo alegría y risas a nuestra familia Longhorn. Descansa en paz Mardub se ha ido demasiado pronto”, decía un tuit publicado el domingo por el programa de fútbol americano de los Longhorns de Legacy High School.

Wilson, que llevaba el número 22 en los Longhorns, era apodado ‘Mardub’, dijo su tío Jeremiah Wiggins.

“Es mi sobrino, pero es más como un hijo para mí”, dijo Jeremiah Wiggins, de 35 años, añadiendo que llamaba a su sobrino ‘Mizzle’ y pasó mucho tiempo con Wilson mientras crecía.

El Departamento de Policía Metropolitana dijo que los agentes acudieron a Platinum Hotel and Spa, situado en Flamingo Road, a la altura de Koval Lane, poco después de las 9:15 p.m. del sábado por la noche, y encontraron a Wilson con una herida de bala.

La policía dijo que le dispararon en una fiesta de cumpleaños en la habitación del hotel después de que algunas personas no invitadas se presentaran y ocurriera una pelea, lo que llevó al tiroteo.

Wilson fue trasladado al Sunrise Hospital and Medical Center, donde fue declarado muerto a las 10 p.m. Aún no se han hecho arrestos.

“Mi hijo no se lo merecía”, dijo Wiggins.

Jeremiah Wiggins describió a Omarion como “el alma de la fiesta” y dijo que se había esforzado por mantener sus calificaciones altas para poder jugar fútbol americano en Legacy. En la temporada de descanso, Wilson había estado compitiendo en atletismo y le encantaba mantenerse activo, dijeron tanto su madre como su tío.

“Lo último que le dije fue que lo amaba, y él me dijo que me amaba”, dijo Jeremiah Wiggins.

LO ÚLTIMO