61°F
weather icon Mostly Cloudy

LVMPD y el Servicio de Alguaciles Federal se unen en la búsqueda de asesino prófugo

El miércoles, las autoridades de Las Vegas anunciaron que están ayudando en la búsqueda de un asesino convicto que se fugó de una prisión de Nevada a finales de la semana pasada.

El Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) y la Policía Estatal de Nevada están colaborando con el Servicio de Alguaciles Federal en la búsqueda de Porfirio Duarte-Herrera, que se escapó de Southern Desert Correctional Center en Indian Springs.

Se desconoce el paradero de Duarte-Herrera desde el viernes por la noche, aunque los funcionarios de la prisión dijeron el martes que los procedimientos de fuga no se pusieron en marcha hasta las 8 a.m. del martes.

El gobernador Steve Sisolak también emitió un comunicado en el que afirmaba que se había enterado del tiempo que llevaba desaparecido el preso.

“Es inaceptable”, dijo el gobernador en el comunicado.

Duarte-Herrera, de 42 años, estaba cumpliendo una sentencia de cadena perpetua tras ser condenado en 2010 por construir y colocar una bomba casera encima de un auto en el estacionamiento del Luxor, matando a un trabajador del puesto de hot dogs del casino.

Duarte-Herrera mide cinco pies y cuatro pulgadas y pesa 135 libras, tiene ojos cafés y cabello castaño.

El amigo de Duarte-Herrera, Omar Rueda-Denvers, también fue condenado por asesinato en el atentado. Los fiscales dijeron que orquestó el ataque para dañar a su exnovia, Caren Chali, y a su amante, Willebaldo Dorantes Antonio, de 27 años, que murió en la explosión.

Chali, madre de la hija de Rueda-Denvers, que entonces tenía tres años, no sufrió daños en el atentado.

Antonio murió después de que, sin saberlo, recogiera la bomba encima de su auto después de su turno de trabajo en Luxor.

El personal del Departamento de Correccionales de Nevada acusó al director de la prisión, Charles Daniels, de tener un comportamiento “errático, hostil y abusivo” después de dos suicidios con pocas horas de diferencia en High Desert State Prison, vecina de Southern Desert Correctional Center.

El 16 de septiembre, el personal de la prisión le envió una carta a Sisolak en la que afirmaba que Daniels había explotado de ira durante las reuniones sobre las dos muertes. La carta hacía referencia a los “departamentos con escasez crítica de personal”.

Tras la segunda reunión, el personal dijo que el director médico, el doctor Michael Minev, renunció. Se espera que el viernes sea su último día en el departamento.

No fue posible contactar con los funcionarios de la prisión en relación con la última fuga.

En 2005, Jody Thompson, un recluso con antecedentes de fuga del centro de detención juvenil cuando era adolescente, se escondió en una van de la prisión y huyó de Northern Nevada Correctional Center en Carson City. Hizo víctimas a 22 personas en una serie de delitos antes de ser capturado en Las Vegas tres meses después, según las autoridades.

Trabajó con un asistente dental en la prisión para conseguir un teléfono celular y coordinar que lo recogieran cerca de Reno, dijeron las autoridades. En 2007, la Legislatura estatal convirtió en delito grave la posesión de un teléfono celular por un recluso sin autorización, o el hecho de dárselo a un recluso.

Antes de eso, se reportó la última fuga en High Desert en 2003, cuando Antione Jean se escondió detrás de un vehículo y burló a los agentes.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO