81°F
weather icon Cloudy

Hombre es condenado a cadena perpetua por tiroteo mortal cerca del Strip en 2016

Una jueza de Las Vegas reprendió a un hombre de 38 años por su falta de remordimiento antes de sentenciarlo a cadena perpetua el martes por un doble homicidio en 2016 cerca del Strip.

“Realmente esperaba hoy que (las familias de las víctimas) pudieran tener algún sentimiento de remordimiento, o algún sentimiento de paz, que tal vez el señor Talley pudiera darles eso”, dijo la jueza de distrito Jacqueline Bluth durante la audiencia de sentencia de Omar Talley el martes por la mañana.

Talley fue condenado en octubre tras un juicio con jurado de casi dos semanas por los asesinatos de las mujeres del norte de California Melissa Mendoza, de 27 años, y Jennifer Chicas, de 27 años. Las dos amigas se encontraban en Las Vegas el 19 de febrero de 2016 con Jerraud Jackson cuando este comenzó una discusión con Talley en el estacionamiento Miracle Mile Shops del Planet Hollywood Resort.

Los fiscales dijeron que Talley estaba en la zona mientras estaba “involucrado en el proxenetismo” y había entrado en una discusión con Jackson después de que dijera algo despectivo sobre Mendoza y Chicas. Las imágenes de vigilancia mostraron a Talley apuntando con un arma al grupo mientras iban en un Hyundai plateado.

Poco después, la policía recibió un reporte de disparos al oeste del Strip. Los fiscales dijeron que Talley subió a su vehículo y persiguió al otro grupo, abriendo fuego contra el Hyundai y disparándole a Mendoza, Chicas y Jackson.

Las víctimas “no tenían nada que ver en esta pelea”

El fiscal jefe adjunto del distrito, John Giordani, dijo que Mendoza y Chicas “no tenían nada que ver en esta pelea”.

“Tomó la decisión de subirse a su auto y perseguir a esas personas, y llenarles el auto de balas”, dijo Giordani. “Esa fue su decisión”.

Cuando la jueza preguntó a Talley si quería hacer una declaración sobre el caso, empezó a decir “En Paz Descansen” por sus familiares.

“Señor Talley, no vamos a hacer esto”, dijo Bluth mientras Talley seguía hablando. “¡Oiga! No lo haga. No hable por encima de mí… Muévase. Ya”.

“Aunque no tengo nada que ver con el crimen, envío mis condolencias a la familia que perdió a sus seres queridos”, dijo Talley, antes de interponer que Duane “Keffe D” Davis debería salir de la cárcel.

El abogado defensor de Talley, Christopher Oram, argumentó que su cliente se había disculpado con las familias de las víctimas, pero Talley lo interrumpió para volver a afirmar que solo había expresado sus “condolencias” y afirmó que no estaba implicado en los asesinatos.

La jueza condenó a Talley a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Bluth pidió a los alguaciles que escoltaran a Talley fuera de la sala cerca del final de la audiencia, después de decir que lo escuchó “amenazar” a la víctima sobreviviente, Jackson, mientras la jueza hablaba con los abogados.

“Señor Talley, ¿en qué momento va a entender el mensaje?”. dijo Bluth. “¿Pueden sacarlo de aquí?”.

“Vamos”, gritó Talley mientras lo sacaban de la sala.

No quedó claro qué le dijo exactamente Talley a Jackson, que se negó a hablar con un reportero tras la audiencia del martes.

Durante la audiencia, varios miembros de la familia hablaron de Mendoza y Chicas. Las dos eran amigas íntimas desde la preparatoria y se consideraban familia.

‘Como familia estamos destrozados’

La hermana de Chicas, Nancy Chicas, dijo que ahora cuida de sus sobrinos, que han tenido que crecer sin madre durante los últimos ocho años. Describió a su hermana como la “luz” de su familia, que hacía que los demás quisieran ser la mejor versión de sí mismos.

“Nosotros, como familia, estamos rotos, y todo lo que podemos hacer es recoger los pedazos, pero nunca podremos volver a tener el corazón entero”, dijo Nancy Chicas.

El hermano de Mendoza, Francisco Pachote, dijo que su hermana era extrovertida, tenía una sonrisa contagiosa, y que se llevaba bien con todo el mundo.

“No se merecía esto, y Jenny tampoco”, dijo Pachote.

Mendoza y Jennifer Chicas eran “muy similares”, dijo la madre de la madre de Mendoza, Tonette Mendoza.

Tonette Mendoza dijo que, aunque no cree en la pena de muerte, quería que Talley fuera condenado a la máxima pena posible. Talley se había enfrentado inicialmente a la pena de muerte por los asesinatos, pero los fiscales retiraron la posibilidad de la pena capital antes de que comenzara su juicio, según muestran los registros judiciales.

“Nunca dejaremos de estar de luto, nunca superaremos esto”, dijo Tonette Mendoza a la jueza.

El martes llevaba una playera morada con una foto de su hija sonriente. Tras la audiencia, Tonette Mendoza dijo que estaba triste por la falta de remordimiento de Talley.

No mostró “ningún respeto por la vida”, dijo.

LO ÚLTIMO