107°F
weather icon Cloudy

Gemelos acusados de ataques con fuegos artificiales en la iglesia LDS procesados por delitos graves

Actualizado June 20, 2024 - 12:44 pm

Los gemelos adolescentes acusados de ataques con fuegos artificiales comerciales en una iglesia de Henderson en marzo fueron procesados la semana pasada en un grupo de cargos de delito grave.

Un gran jurado emitió 16 acusaciones el viernes, 15 de los cuales eran cargos de delitos graves, incluyendo agresión con un arma mortal e incendio provocado, según los registros del Tribunal de Distrito del Condado Clark.

Los hermanos Caden y Connor Renard, de 18 años, permanecieron encarcelados en el Centro de Detención del Condado Clark, cada uno con una fianza de un millón de dólares.

“En este momento, estos hechos no parecen tener una motivación racial/étnica o ser un crimen de odio religioso”, escribió la policía en el momento de sus arrestos el 11 de abril en la preparatoria Basic.

Los ataques ocurrieron en el Arrowhead Ward de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en la cuadra 800 de Arrowhead Trail.

El 4 de marzo, un “mortero explosivo encendido” hirió a dos miembros de la iglesia en un pasillo, según la policía de Henderson y el encausamiento.

Ese mismo mes, el 27 de marzo, otro explosivo hirió a cuatro miembros reunidos en un gimnasio de la iglesia, según la policía.

Los hermanos no se enfrentan a cargos por un ataque similar ocurrido el mes anterior, en el que alguien lanzó un artefacto pirotécnico al vestíbulo de la iglesia, dejando a una persona herida.

Ninguno de los heridos fue descrito como grave, pero los incidentes provocaron una respuesta del Centro Antiterrorista del Sur de Nevada, un grupo de trabajo que comprende agencias locales y federales, como el FBI, dijo la policía.

La policía dijo que usó testigos e imágenes de vigilancia para identificar a los hermanos.

Tras negar su implicación, Caden Renard admitió posteriormente los ataques, según el reporte de su arresto.

Preguntado sobre una posible motivación en una entrevista con los investigadores, Renard les dijo que pensaba que sería divertido, según el reporte.

“Caden estuvo de acuerdo en que la mayoría de la gente se sentiría temerosa, asustada y atemorizada al ver explotar cerca de ellos un mortero en llamas”, escribió la policía en su reporte de arresto. “Caden también estuvo de acuerdo en que la gente debería poder reunirse en el lugar de culto que deseara y no tener miedo a resultar herida”.

Los abogados que representan a los hermanos, que deberán comparecer ante el tribunal el próximo jueves, no devolvieron inmediatamente los mensajes en busca de comentarios.

LO ÚLTIMO