100°F
weather icon Clear

Expastor acusado de doble asesinato declara en juicio

Una disputa entre vecinos que duró más de una década terminó en 2020 con un pastor de Las Vegas disparando a una mujer de 71 años y a su novio en la cabeza.

El 25 de junio de 2020, Andrew Cote sacó su escopeta del armario de la cocina, salió al patio trasero y disparó por encima del muro que marcaba la fila de su propiedad, matando a su vecina, Mildred Olivo, y al novio de esta, Timothy Hanson, de 54 años, según la acusación. Cote, antiguo pastor de la Mountain View Baptist Church, testificó el miércoles durante más de cuatro horas en su juicio por asesinato, y le dijo a los jurados que tenía miedo de sus vecinos.

“Ciertamente, reconoce que había cosas que pudo haber hecho en lugar de dispararle a ambos con una escopeta de calibre 12, ¿verdad?”. le preguntó a Cote la vicefiscal jefe Pamela Weckerly.

“¿Se refiere a hacer saltos de tijera?” respondió Cote con sarcasmo.

Cote, de 38 años, se enfrenta a dos cargos de asesinato. Se espera que los miembros del jurado comiencen a deliberar un veredicto el jueves por la mañana.

Los problemas entre la familia de Cote y Olivo comenzaron en 2009, cuando este se mudó a su casa, cerca de Smoke Ranch Road y Decatur Boulevard, dijo. A lo largo de los años, ambos vecinos mutuamente se reportaron a la policía y solicitaron órdenes de alejamiento. Cote le dijo a los miembros del jurado que, poco después de que él y su esposa se mudaran, Olivo había amenazado con dispararle a su esposa.

Cote dijo que la noche del tiroteo escuchó los gritos de Hanson en el exterior y tomó su escopeta porque estaba asustado. Cuando vio a su hija, que entonces tenía nueve años, en el patio trasero, salió y disparó a Hanson, luego a Olivo y después de nuevo a Hanson.

Mientras declaraba el miércoles, Cote admitió que no tenía intención de hablar con Hanson cuando salió de su casa.

“Creo que si tu hija está nadando en el océano, y ves que hay un tiburón nadando, vas a saltar al agua sin intención de tener conversaciones con el tiburón”, le dijo Cote a la fiscal.

El abogado de la defensa, Michael Sanft, comparó el trato de Olivo a Cote con una “tortura” que se fue acumulando lentamente durante más de una década. Dijo que una persona razonable en la situación de Cote pudo haber actuado en defensa propia.

“¿Qué cree que haría una persona razonable saliendo de su casa para defender a su pequeña?” le preguntó Sanft durante el alegato final.

Llamadas a control animal

Cote le dijo al jurado que sus problemas con Olivo comenzaron en 2009, cuando su chihuahua de un año, Princess, desapareció. Cote dijo que Olivo había pedido quedarse con la perra en el pasado, y que él supuso que ella la había robado.

Control Animal había recibido múltiples reportes sobre las mascotas de Cote a lo largo de los años, y Cote dijo que creía que Olivo estaba haciendo los reportes.

Después de que Olivo rechazara los intentos de Cote de que asistiera a su iglesia, Cote le dijo al jurado que encontró fotos de Jesús rotas en el porche de su casa. En un momento dado, Olivo colgó una pancarta blanca en la que se leía “Satán” en su porche trasero, que daba al patio de Cote, dijo Sanft.

Cote dijo que ya había reportado a Olivo a la policía después de que esta se llevara una malla usada para filtrar tierra de su patio, y fue condenada por hurto. Levantaron una valla entre las dos casas, y Cote dijo que Olivo arrojaba trozos de basura a su patio trasero.

Cote dijo que empezó a grabar en video las interacciones con Olivo y que instaló un sistema de vigilancia para observar a Olivo cuando estaba fuera de su casa.

“Siempre tenía los ojos puestos en mi propiedad y en quién entraba y salía”, dijo Cote.

La tarde del 25 de junio, Cote dijo que estaba grabando a Olivo mientras regaba las plantas de su jardín, y Olivo les roció a él y a su hija con una manguera.

Cote dijo a los miembros del jurado que llamó a la policía porque creía que Olivo estaba violando una orden de alejamiento. Cote dijo que la policía le dijo que “solo era agua”.

Esa noche, Cote dijo que escuchó gritos procedentes del exterior de la casa. Dijo que reconoció la voz de Hanson por disputas anteriores.

Cote agregó que Hanson le estaba gritando a su hija: “Niña, ve a buscar a tu padre, trae a tu padre aquí”.

Hanson estaba de pie al otro lado del muro que separa los dos patios. Cote dijo que salió con su escopeta semiautomática, y Hanson le dijo: “Oh, traes una pistola, ¿eh?”.

Sanft argumentó que Cote pensó que la pistola haría que Hanson lo dejara en paz, pero se sintió amenazado cuando Hanson no pareció preocuparse por el arma de fuego.

“Cuando el señor Cote salió con esa arma, rezó para no usarla”, dijo Sanft.

El fiscal jefe Marc DiGiacomo dijo durante el alegato final que, aunque Olivo y Cote se comportaron como “bebés gigantes” mientras eran vecinos, Cote no estaba justificado por los asesinatos.

“Sí, el sistema falló en el sentido de su capacidad para intervenir entre los problemas de Mildred Olivo y Andrew Cote”, dijo DiGiacomo. “El sistema volverá a fallar si se le permite obtener algo menos que el asesinato en primer grado para ambos”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Asesinato fue causado por $100 y una bicicleta, según la policía

Un apuñalamiento mortal en un parque de casas rodantes del este de Las Vegas tuvo su origen en una disputa por 100 dólares y una bicicleta dañada, según un reporte de arresto recientemente publicado.

Mueren dos en accidente por DUI

Dos pasajeros de un auto murieron en un presunto accidente por conducir bajo los efectos del alcohol que cerró la carretera interestatal 15 en el centro de Las Vegas durante unas seis horas el sábado por la noche, según la Nevada Highway Patrol.