61°F
weather icon Mostly Cloudy

Es posible que nunca se conozca el verdadero número de muertos del tiroteo masivo de Las Vegas

Monique Grindler Tagliaferri sobrevivió al tiroteo de Las Vegas de hace cinco años, pero los ataques de pánico que siguieron resultaron ser mortales para ella.

El 18 de agosto, la mujer californiana de 51 años estaba sentada en la encimera de la cocina de la casa de un amigo en Iowa cuando se desmayó. Veinte minutos después, un paramédico dijo que había muerto de un arresto cardíaco.

“Sé con certeza que estaba relacionado con los ataques de pánico”, dijo su novio desde hace cuatro años, Robert Patterson, en una entrevista reciente con el Las Vegas Review-Journal. “Tenía pequeños problemas de salud, como problemas de estómago, pero ningún problema de corazón”.

Patterson conoció a Tagliaferri en un grupo de Facebook para supervivientes del tiroteo masivo más mortífero de la historia de Estados Unidos. La esposa de Patterson durante 21 años, Lisa Patterson, se encontraba entre las 60 personas que murieron a consecuencia de las heridas sufridas en el tiroteo del festival Route 91 Harvest el 1º de octubre de 2017.

Tennille Pereira, directora del Vegas Strong Resiliency Center, dijo que el centro tiene conocimiento de varias personas que sufrieron problemas cardíacos mortales por ataques de pánico tras el tiroteo. Pero como no se llevó un registro formal de los 22 mil asistentes al concierto, ni de los primeros auxilios que llegaron tras el tiroteo, Pereira dijo que no hay forma de saber cuántos murieron por causas relacionadas.

El centro de resiliencia se creó para servir de recurso y centro de referencia para los residentes, los visitantes y los intervinientes afectados por el tiroteo de Route 91.

“También sabemos de personas que han muerto por suicidio que estaban en el evento”, dijo Pereira. “El suicidio es muy complicado. Generalmente hay cosas preexistentes o traumas en su historia, pero es difícil argumentar que no hay una relación”.

Siete semanas después del tiroteo, el sobreviviente Roy McClellan se acostó en el carril derecho de la Ruta Estatal 160, cerca de Homestead Road, en Pahrump, y fue atropellado por un Chevrolet Camaro que se alejó a toda velocidad, dijo la policía. La muerte se reglamentó como un suicidio.

La esposa de McClellan sospechaba que había estado deprimido, y dijo que había estado asistiendo a terapia desde el tiroteo.

Patterson dijo que Tagliaferri estaba constantemente pendiente de él y de sus hijos a través de mensajes de Facebook en los meses posteriores al tiroteo. La convenció para que dejara una relación abusiva y consiguiera un apartamento más cerca de él, y el año pasado la mudó a su casa de Los Ángeles.

“Estoy triste por no haberme casado con Monique, para ser sincero”, dijo. “Vamos a hacer un monumento conmemorativo en el que debería figurar mi nombre en lugar del de su ex marido”.

Patterson se molesta cuando escucha los recuerdos de las primeras 58 víctimas del tiroteo que murieron a causa de sus heridas. Sostuvo que nadie sabrá nunca el número real de muertos por culpa de personas como Tagliaferri. Dijo que sufría episodios de hiperventilación aproximadamente cada tres meses que la dejaban agitándose en posición fetal durante varios minutos.

“Hay mucha gente que quedó muy traumatizada por esto, el peor trauma que puedas imaginar en una persona”, dijo Patterson. “Todavía hablo con los amigos de Lisa con los que estaba allí. Tampoco son los mismos. Ha cambiado la vida de la gente por completo”.

La terapeuta Nikki Napolitano dijo que los ataques de pánico pueden provocar una aceleración del corazón, una respiración dificultosa y un adormecimiento emocional a largo plazo. Los síntomas pueden durar para siempre si los ataques de pánico no se tratan con terapia o medicación.

“Te sientes como: ‘Wow, nadie entiende de dónde vengo. Nadie entiende mi historia’”, dijo Napolitano. “Incluso tratar de ocultar algunos de esos síntomas del TEPT permite que el aislamiento crezca y se convierta en ansiedad, depresión y arrebatos”.

Pereira animó a los que sufren traumas a acudir al centro de resiliencia, que ofrece grupos de apoyo virtuales y presenciales, consejos para afrontar la situación y una videoteca de recursos educativos.

“Hay miles de personas que han encontrado su camino de curación”, dijo Pereira. “Para cualquiera que esté batallando, por favor, no pasen solos por esto. Si han probado una cosa y no ha funcionado, prueben otra hasta que lo consigan. Hay demasiada gente que pasa por ello sola”.

Si estás pensando en el suicidio, o estás preocupado por un amigo o un ser querido, hay ayuda disponible las 24 horas del día llamando o enviando un mensaje de texto a la red Lifeline al 988. El chat en vivo está disponible en 988lifeline.org.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO