61°F
weather icon Mostly Cloudy

Entraron en acción cuando un tiroteo masivo golpeó su ciudad

En el quinto aniversario del tiroteo, cinco policías que trabajaron aquella noche reflexionan sobre las decisiones tomadas y las vidas perdidas.

A las 10:05 de la noche del 1° de octubre de 2017, el cantante de country Jason Aldean estaba cerrando el festival anual Route 91 Harvest en el Strip de Las Vegas, frente a Mandalay Bay, cuando las balas comenzaron a volar.

Exactamente 10 minutos después, el tiroteo masivo más mortífero de la historia actual de Estados Unidos había llegado a su fin. Tres años después, el número de víctimas mortales se elevaba a 60.

Al acercarse el quinto aniversario de la masacre, cinco de los agentes del Departamento de Policía Metropolitana que trabajaron aquella noche hablaron con Las Vegas Review-Journal sobre sus experiencias. Estas son sus historias:

RICK GOLGART

“En ese momento, tuve que tomar la decisión de qué hacer”.

El detective de la Policía Metropolitana Rick Golgart iba todos los años al concierto con su esposa para celebrar su cumpleaños. En 2017, su hija Rylie le pidió asistir por segundo año consecutivo para celebrar su próximo cumpleaños número 19. Rick Golgart y su esposa se quedaron en la sección VIP, pero Rylie Golgart quería estar más cerca cuando se presentara Aldean.

Durante una entrevista reciente, Rick Golgart recordó que escuchó un estallido entre la multitud y pensó: “¿Qué hace un idiota encendiendo petardos?”.

Momentos después, Clint Burton se acercó a la cabina VIP con una herida de bala en la pierna. Rick Golgart y sus amigos ayudaron a hacerle un torniquete en la pierna a Burton con un cinturón. Rick Golgart, que era el único de los socorristas en el grupo, cargó al hombre de 250 libras en una silla de ruedas cercana y corrió hacia su F-150.

Rick Golgart le llamó a su hija y le dijo que se agachara. Lo único que podía escuchar eran gritos y chillidos al otro lado del teléfono. Él y Burton subieron a la camioneta, junto con otras siete personas que encontraron de camino al estacionamiento.

El detective estaba en la Interestatal 15, pasando por West Flamingo Road de camino al University Medical Center (UMC) con tres víctimas de disparos, entre ellas Burton y Calla Medig, residente de Jasper, Canadá, cuando su hija llamó.

“Le pasé el teléfono a mi amigo porque estaba conduciendo. Me dice: ‘Es Rylie. Le dispararon’”, recuerda Rick Golgart, con lágrimas en los ojos. “Hablé con ella. Está coherente, me habla, dice que no puede mover las piernas. Le dije: ‘Vamos por ti’. En ese momento, tuve que tomar la decisión de qué hacer. Tengo un camión lleno de gente con heridas. Mi hija todavía está consciente. Está hablando y todo, lo cual es bueno. Tomé la decisión de ir a UMC para dejar a la gente. Los primeros auxilios del UMC me dijeron después que mi camioneta fue la primera en llegar con víctimas, incluso antes que una ambulancia”.

Rick Golgart volvió corriendo al lugar del concierto y encontró a su hija en una tienda médica vigilada por un bombero fuera de servicio. Le habían disparado en la espalda. Rick Golgart y el bombero la colocaron en una camilla y la subieron a la camioneta, y luego se dirigieron a University Medical Center.

Cuando llegaron, los agentes les dijeron que el hospital estaba lleno y no los atendieron, así que se dirigieron a Valley Hospital Medical Center, a media milla de distancia.

Rylie Golgart sería operada dos veces en una semana en el Valley Hospital y pasaría dos meses en un centro de rehabilitación en Colorado antes de volver a casa.

“El 15 de diciembre, cuando llegamos a casa, su objetivo era…” dijo Rick Golgart, haciendo una pausa para recuperar la compostura. “Su objetivo era salir corriendo del hospital. No lo hizo, pero salió caminando del hospital con la ayuda de bastones”.

Rylie Golgart declinó ser entrevistada para esta nota.

Rick Golgart descubrió más tarde que Burton habría muerto si no hubiera llegado al hospital cuando lo hizo, pero Medig murió aproximadamente una hora después de llegar al hospital. El detective se retiró de la Policía Metropolitana en 2019 después de 25 años y dijo que no se arrepiente de una sola decisión que tomó esa noche.

“Si hubiera vuelto a por Rylie en ese momento, tal vez no hubiera sido capaz de atravesar el tránsito”, dijo.

Después de cinco años, unas cuantas sesiones de terapia y varios reencuentros con sus amigos de aquella noche, Rick Golgart dijo que él y su familia están en estado de alerta por el trauma, pero agradecidos de haber sobrevivido.

“He conocido a un montón de familias en todo el país que sus familiares no están aquí”, dijo.

RAY SPENCER

“No puedes dirigir el show cuando estás en él”.

El teniente Ray Spencer estaba supervisando a 50 agentes y un operador civil mientras trabajaba un turno de 13 horas extra como comandante de incidentes para el festival. Justo antes de las 10 p.m., tenía que lidiar con una pareja intoxicada que intentaba volver a entrar en al festival después de haber sido expulsada, el grupo de Jason Aldean quería una escolta policial hasta el aeropuerto y Spencer tenía una ampolla por haber caminado durante horas con las botas de protección.

“Es una locura cuando piensas en lo que algo era ‘muy grave’ a las 9:55”, dice cinco años después.

En cuestión de minutos, Spencer estaba corriendo por Las Vegas Boulevard, pasando entre gente ensangrentada y gritando mientras corría hacia el centro del recinto del festival. Pensó que era de allí de donde provenían los disparos.

“Miro mi pistola y pienso: ‘Ya sé cómo va a terminar esta película’”, recuerda. “Tengo una pistola Glock en la mano y escucho lo que parece un disparo de rifle totalmente automático. No tengo ninguna potencia de fuego para devolver los disparos. En este momento, sigo pensando que me enfrento con alguien a ras de suelo”.

Cuando Spencer se dio cuenta de que el tirador estaba arriba de él, él y decenas de personas se cubrieron bajo una palmera. Pidió por la radio de la policía que otra persona tomara el mando del incidente mientras él se centraba en salvar vidas.

“No puedes dirigir el show cuando estás en él”, dijo. “No puedes ser el responsable de las operaciones generales cuando estás intentando no morir”.

Spencer se dirigió a un muro donde encontró a otros cuatro agentes, entre ellos uno con un escudo, y un paramédico. El grupo de seis formó una fila, con el escudo al frente y Spencer en segundo lugar. Recorrieron el campo en busca de víctimas vivas.

“Soy un blanco fácil en este campo”, dijo. “Vamos de víctima en víctima en víctima. Dejé de contar a las 20”.

Spencer dijo que nunca olvidará las llamadas que sonaban en todos los celulares.

“El campo está muy oscuro porque todas las luces estaban apagadas, pero todos los teléfonos sonaban sin parar. Y puedes leer en sus teléfonos: ‘Mamá’, ‘Papá’. Podías ver a sus seres queridos llamando”.

Ninguna de las personas que encontraron en el campo estaba viva.

“Cuando miras a todas esas personas que perdieron la vida, sus teléfonos están sonando, y nunca van a contestar esa llamada de su mamá, su esposo, su novio”, dijo. “No te das cuenta de que vas a un concierto y es el último día de tu vida”.

Spencer tomó la sección de homicidios de la Policía Metropolitana como teniente cuatro meses después. Se retiró en mayo y ahora se postula como candidato al Ayuntamiento de Las Vegas contra Nancy Brune.

JOSHUA BITSKO

“Mentiría si dijera que no tenía miedo”.

El sargento Joshua Bitsko escuchó disparos automáticos de fondo mientras los agentes llamaban frenéticamente por la radio policial desde el recinto del festival. Bitsko, entonces un oficial K-9 que estaba entrenando perros cerca del 215 Beltway y Eastern Avenue, estaba en el piso 28 del Mandalay Bay en cuestión de minutos.

Bitsko fue uno de los doce agentes, entre ellos varios del SWAT, que se dirigieron al piso 32 y encontraron la puerta de la suite del tirador. Las cámaras se habían colocado afuera de ella y los disparos venían del interior.

Más tarde, el equipo atravesó la puerta y se encontró con el cuerpo del tirador, las ventanas rotas y el olor a humo de los disparos.

“Mentiría si dijera que no tenía miedo”, dijo Bitsko en una entrevista reciente. “Eso no impidió las acciones de mi equipo. Hicimos lo que teníamos que hacer”.

Se aseguraron de que la habitación era segura, y Bitsko se dirigió de nuevo al puesto de mando en la comandancia de la zona centro-sur para otras 10 horas de trabajo.

Bitsko, un agente de la Policía Metropolitana de segunda generación que se crió en Las Vegas, es ahora el capitán del mando de la zona del centro de convenciones, que supervisa el Strip. Se le escurrieron las lágrimas al reflexionar sobre el periodo de duelo que vino luego de presenciar el atentado en su ciudad natal.

“Estoy muy orgulloso de nuestros oficiales y de lo que hicieron esa noche, para lo que están preparados cada día en el comando del área del centro de convenciones”, dijo Bitsko. “Están allí cada noche manteniendo a la gente a salvo”.

Dijo que siempre trató de recordar las acciones de la gente durante y después del tiroteo, incluidos los que intentaron llevar a desconocidos heridos a un lugar seguro mientras las balas descendían sobre la multitud.

“Hubo muchas cosas buenas que sucedieron por parte de ciudadanos valientes que no tenían chalecos antibalas y la capacitación que nosotros tenemos”, dijo.

ASHTON PACKE

“En ese momento se me rompió el corazón”.

El sargento Ashton Packe estaba patrullando cerca de Rancho Drive y West Washington Avenue, supervisando a 17 agentes, cuando escuchó que la radio policial anunciaba el tiroteo. Al exdetective antiterrorista le preocupaba que hubiera más escenas del crimen y un ataque coordinado, por lo que les dijo a sus agentes que esperaran 20 minutos antes de responder a cualquier lugar.

“En ese momento se me rompió el corazón, porque aquí había trabajado tanto como detective antiterrorista en la prevención proactiva del terrorismo y en ese momento se escuchan los disparos por la radio de la policía, los agentes pedían ayuda a gritos y la gente estaba abatida”, dijo Packe.

Dividió su equipo en tres, enviando uno a University Medical Center, otro a la sede de la Policía Metropolitana y el más avanzado a Paris Las Vegas, donde se reportó una llamada por un tirador activo. Packe respondió a Paris, ayudó a proteger una zona médica cercana al lugar del crimen y luego se trasladó a Tropicana Las Vegas cuando descubrió que miles de personas se habían dirigido a ese casino en busca de refugio.

Packe trabajó hasta las 10 a.m. para llevar a los sobrevivientes a los hospitales cercanos donde pudieran estar sus seres queridos. También descubrió que la mayoría de las personas que corrieron al casino eran turistas hospedados en el Strip, por lo que coordinó su regreso a salvo a sus habitaciones.

“Una señora tenía sangre. Estaba claro que había estado junto a un ser querido que había recibido un disparo y salió corriendo”, dijo Packe. “Hice que mis policías la acompañaran, la metieran en un taxi y la enviaran al hospital”.

Packe regresó a la sección antiterrorista como sargento en 2018 y se retiró de la Policía Metropolitana en 2021 después de 20 años. Dijo que la parte del tiroteo que siempre le dolerá más es la cantidad de asistentes al concierto que de repente se convirtieron en víctimas.

“Especialmente en Las Vegas, siempre presionamos y nos capacitamos realmente para prevenir que el crimen ocurra: Ser proactivos”, dijo. “Al haber trabajado en la lucha contra el terrorismo, una pequeña parte de mí, en el fondo, lo siente por las víctimas y sus familias. No hay palabras que pueda darles para expresar lo molestos que estamos muchos de nosotros por este acto tan horrible”.

KELLY MCMAHILL

“Sabíamos que les debíamos respuestas a las víctimas y a los sobrevivientes” .

La capitana Kelly McMahill y su esposo, Kevin, llevaron a sus tres hijos menores a ver a Blue Man Group el 1° de octubre de 2017, para celebrar sus buenas calificaciones. La familia suele evitar el Strip, y Kelly McMahill se alegró de estar en la cama a las 9:40 p.m. ese domingo en la noche.

Justo después de las 10 p.m., los teléfonos de la pareja empezaron a sonar frenéticamente. Kevin McMahill, entonces subalguacil, salió por la puerta en cinco minutos cuando escuchó la noticia. Su esposa, entonces capitana de la división de supervisión interna, llamó a una niñera y se apresuró a ir al cuartel general, donde se preparó para investigar lo que supuso que sería un tiroteo policial.

“Lo que más me llamó la atención cuando llegué allí fue que había fila tras fila tras fila de hombres y mujeres haciendo fila para ser movilizados”, dijo Kelly McMahill cinco años después, recordando a todos los empleados fuera de servicio listos para ayudar. “A día de hoy nunca sabremos cuántas personas se movieron proactivamente. Yo escribí el reporte posterior a la acción. Revisé toneladas de documentos. Nunca lo sabremos”.

Kelly McMahill envió agentes a los 13 hospitales de la ciudad, revisó la suite del tirador y esperó en el puesto de mando para comenzar la investigación. Cuando empezó a amanecer, llamó al entonces llamado Aeropuerto Internacional McCarran y detuvo todo el tránsito de vuelos mientras los investigadores retiraban a las víctimas del campo.

Pasaría los siguientes 18 meses “viviendo y respirando” las acciones del tirador como coautora del reporte de 187 páginas posterior al acto, que comenzaba con una breve biografía de las 58 víctimas iniciales y revisaba la conducta y los errores del departamento durante el tiroteo. Dos víctimas murieron a causa de sus heridas después de que se terminara el reporte.

“No hay nadie a quien procesar. Nuestro pistolero está muerto. Pero sabíamos que les debíamos respuestas sobre lo que ocurrió a las víctimas y a los sobrevivientes”, dijo Kelly McMahill. “Siempre hay especulaciones. Siguen existiendo las teorías de conspiración. Si solo la gente supiera lo mucho que hemos trabajado para aclarar las cosas”.

Llegó a ser capitana del mando de la zona centro-sur y fue ascendida a jefa adjunta antes de retirarse en junio luego de 26 años en el departamento. Ahora, viaja por todo el país asesorando a otros departamentos de policía tras los tiroteos masivos.

“Fue tan grande”, dijo, recordando el impacto del tiroteo de Route 91. “Si tengo un homicidio, puedo rodear con mis brazos a las personas que estaban allí. Puedo tomarlas de la mano y ver cómo están. ¿Cómo rodear con los brazos a 22 mil personas y decirles: ‘Quiero que sepan que cada noche, antes de irme a dormir, solo pienso en ustedes’? O, ‘Durante el resto de mi vida, voy a estar terriblemente triste porque esto les pasó bajo nuestra vigilancia’”.

Kelly McMahill dijo que la Policía Metropolitana sigue haciendo cambios en respuesta al tiroteo, incluyendo la dotación de agentes de policía con rifles y docenas de bolsas de suministros médicos en todos los eventos importantes. La construcción del Reality Based Training Center, que ayudará a los agentes de primeros auxilios de todas las jurisdicciones a trabajar juntos para practicar el manejo de eventos con víctimas masivas, está casi terminada.

Kevin McMahill, el alguacil entrante del Condado Clark, está planeando incorporar una oficina de bienestar al departamento. Kelly McMahill dijo que la idea nació a partir de los reportes de los oficiales que contaban las historias traumáticas de lo que los oficiales presenciaron durante el tiroteo. Y ahora forma parte de 1 October Memorial Committee del Condado Clark, que está trabajando para crear un monumento permanente.

“Hasta el día de hoy, el pensamiento que siempre tengo es para las víctimas, las miles de ellas”, dijo Kelly McMahill. “Cada uno de los asistentes al concierto, los policías, los guardias de seguridad, todos son víctimas”.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO