82°F
weather icon Clear

El acusado del asesinato del reportero del RJ proviene de una familia políticamente poderosa

ActualizadoSeptember 19, 2022 - 3:13 pm

EL PASO, Texas – Nació con un apellido que era sinónimo de política y servicio público, pero la acusación de asesinato contra Robert Telles en Las Vegas tiene al menos a un pariente pensando en cambiar su nombre.

Telles, de 45 años, creció en el seno de una dinastía política de antaño poderosa cuya influencia se extendía a todos los aspectos del gobierno de El Paso. Comenzó con su tío abuelo, Raymond L. Telles, y su abuelo, Richard Telles. Los dos hombres eran hermanos que regresaron a su creciente ciudad fronteriza de El Paso después de luchar en la Segunda Guerra Mundial.

“Al volver de la guerra, un grupo de veteranos hispanos empezó a hacer valer su deseo de participación política en El Paso”, dijo Robert Moore, fundador de la organización de noticias El Paso Matters y observador político desde hace tiempo. “Raymond era la cara y la voz de ese movimiento. Richard era el táctico”.

Raymond Telles acabó convirtiéndose en el primer alcalde mexicano-estadounidense de El Paso. En 1961, el presidente John F. Kennedy lo nombró embajador de Estados Unidos en Costa Rica. Hoy, en El Paso, hay una calle y una escuela que llevan su nombre.

Richard Telles, por su parte, no se contentó con ser solo un agente de poder. También fue comisionado del condado durante casi 20 años y presidente del consejo de administración del Distrito Escolar Independiente de El Paso.

La labor pionera de los hermanos Telles en favor de los hispanos en la política es materia de leyenda. Richard Telles usó cajas de frigorífico vacías para simular las cabinas de votación, de modo que los nuevos votantes se sintieran cómodos al navegar por las cabinas reales.

Los hermanos idearon un plan para marcar los rosarios que llevaban los votantes latinos que no sabían leer en inglés. Al sostener el rosario contra la máquina de votación, los votantes accionaban la palanca junto a la cuenta marcada, que era la que debía votar por el candidato demócrata.

Pero las siguientes generaciones de Telles no siempre tuvieron tanto éxito como los hermanos Raymond y Richard.

El hijo de Richard, Raymond Rutherford Telles, que es el padre de Robert Telles, se mostró muy prometedor desde el principio. Fue electo para dos mandatos en el Ayuntamiento de El Paso.

Pero perdió una candidatura a la alcaldía en 1997 que muchos pensaron que debió haber ganado.

“Uno de los problemas de esa campaña fue que Raymond Telles no tenía un título universitario”, dijo Moore. “Así que Raymond terminó su carrera y luego fue a la escuela de derecho. Fue una historia genial. Luego se vio envuelto en un gran escándalo de corrupción pública”.

Tal vez presagiando el destino político que sufriría su hijo Robert, Raymond R. Telles fue acusado junto con otras docenas de personas de una conspiración para sobornar a funcionarios locales a cambio de votos favorables. Uno de los esquemas de soborno incluía un contrato para refinanciar 40 millones de dólares en deuda del condado. Raymond R. Telles se declaró culpable en el caso de fraude en 2008 y renunció a su licencia de abogado. Aunque obtuvo la libertad condicional y no fue a la cárcel, su vida en la política se acabó.

“Nerd, reservado y raro”

Años más tarde, su hijo Robert Telles ganaría la elección como administrador público en el Condado Clark, Nevada, pero perdería su candidatura a la reelección tras las historias sobre acoso y favoritismo en su oficina. Esas historias fueron escritas este año por el reportero del Las Vegas Review-Journal Jeff German, y las autoridades alegan que fueron un motivo para que el político apuñalara mortalmente a German.

Después de que la policía realizara un arresto por el caso de asesinato, también se conoció la noticia del arresto del sospechoso en marzo de 2020 por cargos de agresión doméstica y resistencia a la autoridad. Esos cargos se derivaron de una disputa con su esposa, Mae Ismael.

“Robert tuvo la oportunidad de limpiar lo que su padre hizo con respecto al nombre de mi padre, pero supongo que la manzana no estaba lejos del árbol”, dijo su primo Santino Telles, de 47 años.

En una reciente entrevista telefónica con el Review-Journal desde su casa en el estado de Washington, Santino Telles recordó al primo más joven y nerd con el que solía pasar las Navidades cuando era niño en El Paso.

“Nunca fue un atleta”, dijo Santino Telles. “No salía con chicas guapas. Tenía problemas de autoestima. Era muy nerd, reservado y raro”.

Santino Telles dijo que Robert Telles y sus dos hermanos menores, un hermano y una hermana, siguieron los pasos de su padre, asistiendo a St. Pius X Catholic School y a Cathedral High School. Un anuario de la escuela preparatoria de esa época menciona que los “logros” de Robert Telles como atleta, ser parte del anuario y del cuadro de honor.

Un excompañero de la preparatoria en El Paso (que habló con la condición de mantenerse anónimo), expresó su asombro por las acusaciones de asesinato. El compañero de clase dijo que, durante la preparatoria, a principios de la década de 1990, Robert Telles no destacaba en nada, ni bueno ni malo.

“Lo único que destacaba era que su familia se dedicaba a la política”, dijo el compañero.

Su generación de graduación en 1995 tenía unos 125 estudiantes.

El compañero recordó que Robert Telles dejó claro que estaba “distanciado de su padre, no se hablaba con su padre”.

Los padres de Robert Telles se divorciaron en la década de 1980, según su primo Santino Telles, dejando a sus tres hijos en manos de su tía, la madre de Santino Telles, que hacía de pseudopadre cuando los niños necesitaban dinero o una familia con la que pasar las vacaciones.

“Mi madre llegó ayer a casa del trabajo”, dijo Santino Telles el 10 de septiembre. “Llegó a casa llorando después de que le diera la noticia”.

Robert Telles fue arrestado el 7 de septiembre por el asesinato de German. German tenía 69 años.

Santino Telles dijo que la última vez que vio a Robert Telles el hombre estaba trabajando para una empresa de software en Colorado a principios de la década del 2000.

Durante su estancia en Colorado, Robert Telles se casó con su primera esposa, Tonia Burton, a quien conoció cuando trabajaban juntos en un Super Kmart de Denver.

Burton dijo que Robert Telles le contó que había querido ser agente de la Patrulla Fronteriza en El Paso, pero que no pudo pasar el examen de visión. Dijo que tuvieron una hija juntos y que se divorciaron en 2008 porque Robert quería estar en el centro del escenario, mientras que ella prefería ser tramoyista, en las sombras.

“Todavía me despierto todas las mañanas pensando que esto es un episodio loco de ‘Forensic Files’ que manifesté en mi cabeza”, dijo durante una reciente entrevista telefónica.

‘Tan fuera de lugar’

Burton dijo que nunca pensó que Robert Telles fuera capaz de asesinar. Recordó que cuando se convirtió en técnico de aire acondicionado, se gastaban toneladas de dinero en diferentes jabones para quitarle la grasa de las manos y mantenerlas suaves.

“Nunca se ensuciaba las manos. No sabía lavar ropa”, dijo. “Lo que se le acusa está tan fuera de lugar por tantas pequeñas razones como esa”.

Burton dijo que la pareja se mudó a Las Vegas para estar cerca de su madre, que vivía allí en ese momento. Rápidamente encontraron trabajo como administradores de apartamentos. Dijo que el exesposo de ella tiene otros dos hijos con Ismael: un hijastro, que es el mayor, y una hija menor. Ismael no ha querido hacer comentarios al Review-Journal.

Hace unos cuatro años, Santino Telles hizo una búsqueda en internet y descubrió que su primo participaba en organizaciones cívicas y había estudiado derecho, como el padre de Robert Telles. Ahora Santino Telles y su familia tienen que ponderar su apoyo a un pariente cercano frente al delito que se le acusa de cometer.

“Tengo una hermana que quiere permanecer en el anonimato”, dijo Santino Telles. “Está debatiendo cambiar su nombre”.

La madre y el padre de Robert Telles tienen residencias separadas en la zona de El Paso. Una mujer en la casa del padre le dijo a un reportero del Review-Journal que buscaba comentarios con un colega el jueves que “tenían que irse”. La madre de Robert Telles, Rosalinda, no respondió a las solicitudes de entrevista dejadas en su casa y con los vecinos.

La gente de El Paso sigue usando la pronunciación en español “TAY’-us” para el apellido, pero durante su estancia en Las Vegas, Robert Telles lo pronunciaba “TELL’-us”.

Actualmente, el apellido Telles es reconocido en los círculos políticos de El Paso sobre todo por los veteranos. Aunque la hija de Raymond L. Telles, Cynthia Ann, se convirtió en embajadora en Costa Rica en marzo de este año, como lo había hecho su padre durante el gobierno de Kennedy, pocos hijos de la familia buscaron un cargo electo después de la muerte de los hermanos Raymond y Richard. Muchos de la generación más joven abandonaron El Paso en busca de mejores horizontes.

Los propios hermanos de Robert Telles se mudaron para hacer carrera en el este. Su hermano es fotógrafo en Nueva York. Su hermana es médico en Carolina del Sur. Ninguno de los dos ha respondido a las peticiones de comentarios sobre el caso de asesinato de su hermano.

Y aunque las acusaciones contra Robert Telles pueden haber empañado el nombre de los Telles, la gente que sigue la pista a la política de Texas recuerda con cariño los días de gloria del clan, desde los años 50 hasta los 90.

George Thomas, residente en El Paso, que salió con una de las hijas de los Telles y trabajó para el Partido Demócrata, dijo que la familia debería ser recordada por haber roto las barreras.

“Estuvieron muy involucrados en conseguir que los hispanos estuvieran al frente de su propia ciudad”, dijo Thomas.

No te pierdas las noticias más relevantes. Síguenos en Facebook.
LO ÚLTIMO
Denuncia evita que prófugo escape a Tijuana

El director general de una empresa de autobuses de Las Vegas dijo que llamó a la policía después de que una compañera de trabajo reconociera al terrorista prófugo del Luxor.

Muere hombre meses después de choque por huir de la policía

Un hombre de 31 años de Las Vegas que, según la policía, perdió el control de su Subaru y se estrelló contra un muro tras huir de otro accidente, ha fallecido.

Capturan en Las Vegas a terrorista prófugo del Luxor

El terrorista del Hotel Luxor, Porfirio Duarte-Herrera, fue capturado por las autoridades en Las Vegas tras escapar de la prisión estatal.

Juez reprograma audiencia sobre la situación laboral de Telles

La audiencia del Tribunal de Distrito para la posible destitución del acusado de asesinato Robbert Telles como administrador público del Condado Clark se retrasó el miércoles una semana.