105°F
weather icon Isolated Thunderstorms

Conductor que mató a dos agentes de la NHP recibe pena máxima

Actualizado June 13, 2024 - 11:15 am

Justo antes de que Jemarcus Williams fuera condenado a prisión por matar a dos agentes de la Nevada Highway Patrol (NHP), la madre de uno de los dos policías muertos describió el dolor con el que ella y su familia han estado luchando desde entonces.

“Está más allá de lo que las palabras pueden expresar”, dijo Judith Abbate, dirigiéndose a la sala abarrotada. “Me duele el corazón a cada segundo. Estoy medio muerta”.

Tras horas de declaraciones de las familias de los dos agentes, una jueza de Las Vegas impuso a Williams la máxima condena posible por matar al sargento Michael Abbate y al agente Alberto Félix mientras conducían en la madrugada del 30 de noviembre: entre 16 y 40 años.

Williams, de 46 años, que compareció ante la jueza Susan Johnson tras declararse culpable en abril de dos cargos de conducción bajo la influencia de sustancias con resultado de muerte (DUI), dijo que se arrepiente de haberse puesto al volante.

“Odio la estúpida e ignorante decisión que tomé y que, en última instancia, tuvo efectos devastadores y traumáticos”, declaró Williams en la audiencia de sentencia celebrada el martes.

Las familias de Abbate y Félix llenaban la sala junto a agentes uniformados que mostraban su apoyo a sus compañeros. La pareja se había detenido en la carretera interestatal 15 en dirección norte, cerca de la D Street, para controlar a otro automovilista que, según la policía, se había quedado dormido al volante, cuando fueron atropellados.

“Usted y su familia pueden creer que el castigo que impongo hoy es duro y tal vez incluso injusto, pero no es la sentencia de muerte que le dio al sargento Abbate y al agente Félix”, dijo Johnson a Williams, cuyos familiares también estuvieron presentes en la audiencia.

DUIs: Un delito evitable

Yu Meng, el ayudante del fiscal del distrito que representa al Estado en su caso contra Williams, destacó las formas en que se pueden prevenir los DUI: taxis, aplicaciones de viajes compartidos o llamar a amigos y familiares.

Y Williams lo reconoció. “Con todas las opciones de transporte seguro disponibles, seguí optando por ponerme al volante”, dijo.

Williams expresó su intención de hacer activistas contra los peligros de la conducción bajo los efectos del alcohol una vez que sea puesto en libertad, y dijo que enviaba “su corazón y sus oraciones” a aquellos cuyas vidas se vieron afectadas por su decisión de conducir.

Después de que Williams se dirigiera a la sala, los familiares de Abbate y Félix tuvieron la oportunidad de hablar, y cada uno de ellos le pidió a Johnson a que diera a Williams la máxima sentencia posible.

“Estas personas eran hombres como tú”, dijo Arlene Félix, esposa de Alberto, a Williams mientras hablaba en la audiencia. “Amaban como tú. No eran solo policías. Tenían familia, amigos y compañeros de trabajo que les querían. Tenían sueños, planes y mucha vida aún en ellos”.

El afligido sargento Michael Abbate

Judith Abbate habló sobre el impacto de la pérdida de su hijo. “Es imposible experimentar la alegría en un sentimiento verdadero”, dijo sobre la vida en los meses posteriores a su muerte.

Su padre, Michael Abbate Sr., recordó que el accidente “dañó” tanto a su hijo que la familia no pudo tener un ataúd abierto. “En su lugar, solo pudimos besar su ataúd”, dijo.

La hermana de Abbate, Michele Abbate, dijo que su hermano fue la persona que la hizo dura, fuerte e independiente. “Si había alguien a quien iba a intentar impresionar o de quien iba a buscar aprobación, era él”, afirmó.

Al pedir la pena máxima, Michele Abbate dijo a Johnson: “tenemos la obligación ante la sociedad de mostrar a la gente cuáles son las consecuencias de un crimen así”.

Abbate deja a su esposa, Vanessa Abbate, y a un hijo de 3 años. “Lo más difícil en la vida es encontrar a alguien sin quien no puedes vivir, y luego vivir sin él”, dijo Vanessa.

Ella y su hijo pasarán el Día del Padre el domingo visitando la tumba de Abbate.

“Crees que lavar la ropa de una persona menos no sería una queja”, dijo. “Pero no volver a lavar las prendas de mi esposo me hace llorar cada vez que doblo la ropa”.

El agente Alberto Félix es recordado

Arlene Félix dijo que en su casa, su familia todavía tiene su árbol de Navidad de pie. Esto se debe a que lo último que hizo su hijo de 8 años con su papá fue colgar las luces del árbol.

“Cuando me pidió que no lo quitara, supe lo que significaba para él”, dijo.

Trabaja en un hospital local y estaba en su turno de noche cuando la NHP se presentó en su casa e intentó ponerse en contacto con ella. Sabía que algo iba mal, ya que la NHP nunca suele ir a su casa, dijo.

“Llamé y envié mensajes a Félix, pero no contestaba”, dijo Arlene. Como personal del hospital, podía acceder al sistema informático que mostraba los pacientes que había en el hospital en ese momento. En la lista de pacientes, vio el nombre de su esposo con la palabra “caducado” al lado.

Desde entonces, Arlene ha sido degradada voluntariamente, ya que le resulta demasiado difícil atender a pacientes de trauma.

La hermana de Félix, Julie Hauenstein, dijo que era un apasionado de su trabajo como policía estatal. Recuerda haberle preguntado cómo era ver lo peor de la gente. Ella dijo que él respondió: “Miro detrás de las circunstancias al corazón”.

La mayor de tres hermanos, Alyssa Belle Félix, coincidió con esta pasión, diciendo que a pesar de que ella y su madre le pedían de vez en cuando que dejara de hacer un trabajo peligroso, podía ver en sus ojos lo feliz que le hacía.

“Estoy orgullosa de que sea mi padre”, afirma. “Quería ser solo como él, quiero ser como él”.

LO ÚLTIMO
Se revelan nuevos detalles sobre el tiroteo en Valley of Fire

Nuevos detalles revelan que un hombre se abalanzó contra un guarda forestal de Nevada State Parks con un cuchillo antes de ser baleado en Valley of Fire State Park la semana pasada.